La Inspección de Trabajo checa descubrió en 2014 unos 2.000 trabajadores en negro

23-03-2015

Los inspectores del Ministerio de Trabajo impusieron el año pasado multas por valor de 5 millones de euros debido al empleo de trabajadores en negro. El número de empleados sin contrato que fueron descubiertos ascendió a 2.000, de los que una cuarta parte eran extranjeros, especialmente de Ucrania, Vietnam o Moldavia.

Foto ilustrativa: Vendula Kosíková, Archivo de ČRoFoto ilustrativa: Vendula Kosíková, Archivo de ČRo Las inspecciones realizadas contra el trabajo en negro dieron lugar en 2014 a cinco millones de euros en multas y al descubrimiento de 2.000 trabajadores empleados en condiciones irregulares.

Los inspectores se dedicaron especialmente a la lucha contra el llamado "sistema negro", en el cual un trabajador autónomo es empleado realmente como trabajador regular, pero factura como si realizara trabajos ocasionales. De esta manera la empresa se ahorra los gastos fiscales que se derivan de un contrato de trabajo.

Foto ilustrativa: Archivo de Radio PragaFoto ilustrativa: Archivo de Radio Praga "En la mayor parte de los casos nos encontramos con que en las líneas de montaje trabajan como refuerzo personas que tienen licencia de trabajador por cuenta propia, y a su lado trabajan empleados con contrato de trabajo. Estos son los casos que perseguimos", señala el subsecretario de la Inspección Pública de Trabajo Jiří Macíček.

Precisamente debido a esta manera de ahorrar en el seguro social y de salud, el Estado pierde cada año unos 1.500 millones de euros. Por esto motivo el Gobierno avisó el año pasado que deseaba hacer más estrictos los controles.