La madera checa tendrá que adaptarse a los requisitos de la FSC

01-08-2017

El sector maderero checo se enfrenta al reto de conseguir una producción mucho más ecológica, proveniente de bosques completamente sostenibles. En la actualidad, solo un 2% de las zonas forestales en la República Checa cumplen estos estándares medioambientales, según ha informado el periódico Mladá Fronta Dnes.

Foto ilustrativa: Kristýna MakováFoto ilustrativa: Kristýna Maková Empresas dedicadas a la producción y venta de muebles están demandando cada vez más madera ecológica que posean la etiqueta del Consejo de Administración Forestal (FSC), ratificando que los bosques de donde se obtienen son sostenibles. La multinacional Ikea, junto con otras compañías del sector, esperan que para 2020 la mayoría de la madera que usan cumplan estos requisitos.

Sólo en Chequia, el gigante sueco retira cada año más de 375.000 metros cúbicos de madera, suponiendo unos beneficios de 115.000 euros y 4.000 empleos. El incumplimiento de la mayor parte de los montes checos de las medidas ecológicas, están incitando a Ikea a fijarse en otros países como Polonia, que cuenta con un 75% de bosques con etiqueta FSC, según ha declarado la Cámara de Comercio Checa.

Los fabricantes de muebles checos se encuentran disgustados ante la falta de medidas del Gobierno nacional al respecto e instan al Ministro de Agricultura Marian Jurečka a acelerar el proceso de cambio hacia un modelo más ecológico. Desde la administración defienden que adecuarse a los estándares FSC implican amplios costes y un cambio sustancial en los procedimientos de cultivo.