La restauración del muelle de Praga ya tiene fecha de finalización

19-01-2017

La Dirección de Vías Acuáticas de la República Checa invertirá en la renovación del muelle del río Moldava, en el centro de Praga. El muelle de metal de 500 metros de largo, que se extiende a lo largo del terraplén de Edvard Beneš entre los puentes Štěfánikův y Čechův, fue construido en 2008.

El terraplén de Edvard Beneš, foto: ŠJů, CC BY-SA 3.0El terraplén de Edvard Beneš, foto: ŠJů, CC BY-SA 3.0 El muelle, que costó en su momento casi 2,6 millones de euros, se ha utilizado hasta ahora como lugar de amarre para cruceros. También se suponía que debía servir como lugar de aterrizaje de emergencia durante las inundaciones.

Después de que la restauración se complete, el muelle podrá ser utilizado por pequeñas embarcaciones, que hasta ahora no tenían ningún lugar para amarrar en Praga. Los barcos pueden conectarse a la red eléctrica y pasar allí la noche. Además, el embarcadero y los barcos serán custodiados por cámaras de seguridad.

Los concejales de la ciudad de Praga también han prometido hacer el muelle accesible al público, de manera que pueda utilizarse para pasar de un puente a otro.

Las obras de restauración del muelle se pondrá en marcha dentro de los próximos días. En el mes de abril deberá estar listo para los barcos, mientras que la finalización total del proyecto se espera para finales de junio.

Jan Bukovský, de la Dirección de Vías Acuáticas, dijo que la reforma hará que el muelle y el camino de acceso a este sean más seguros para su uso.

La renovación del muelle, que costará unos 1,4 millones de euros, será realizada por las empresas constructoras Labská y Argo Automatizace.