Las empresas cristaleras checas, afectadas por la falta de personal especializado

13-01-2016

Las empresas cristaleras de la República Checa se enfrentan a una creciente falta de trabajadores cualificados. Es por ello por lo que en la mayor parte de los casos tienen que formar ellas mismas a los empleados, con el sobrecosto que ello supone.

Foto ilustrativa: Sujin Jetkasettakorn / FreeDigitalPhotosFoto ilustrativa: Sujin Jetkasettakorn / FreeDigitalPhotos Aprocechando su visita a la región de Liberec, el sector local del vidrio ha demandado al ministro de Industria, Jan Mládek, un mayor apoyo a la industria cristalera y cambios en el sistema de formación profesional. Y es que las empresas productoras del prestigioso cristal de Bohemia tienen que hacer frente a una presencia cada vez menor de personal especializado y en consecuencia a mayores gastos de formación.

"El Ministerio de Industria puede apoyar a las escuelas de oficios, pero no es su plena competencia, porque la educación recae sobre las regiones y el Ministerio correspondiente", declaró por su parte Mládek. Aun así su cartera cuenta con tender una mano a las escuelas. "Este año es el año de la formación profesional, después de que el año pasado lo fuera de la formación industrial y técnica".

En su opinión es necesario apoyar el llamado sistema dual de formación, que permitiría a los aprendices hacer prácticas directamente en empresas. Actualmente, según Mládek, este sistema ya existe, pero la colaboración se establece sobre todo con grandes empresas. "Bien se arreglan ellas mismas con las escuelas o incluso en algunos casos las compran y producen sus propios aprendices", reconoció. "El problema está en el sistema, porque en el otro lado hay muchas empresas medianas y pequeñas que no entran en el juego y tienen que buscarse la vida para conseguir trabajadores ya formados".

Es por esto por lo que en opinión de Mládek las pequeñas y medianas empresas del sector deberían agruparse de forma obligatoria en una cámara comercial que asegurara la llegada de aprendices.

A pesar de todo a la industria de la cerámica y el cristal le ha ido bien en los últimos años. El sector empleaba a finales de 2014 a más de 22.200 personas, un 12% más que en 2009. Los beneficios del sector se han incrementado también, llegando en 2014 a los 1.700 millones de euros, lo que representa un quinto más que en 2009. Aproximadamente el 80% de la producción va destinada a la exportación.

13-01-2016