Las madres checas que trabajan en el extranjero podrán acogerse a las prestaciones de maternidad

05-05-2015

El Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales ha cambiado su política sobre las prestaciones a las mujeres checas que trabajan en el extranjero pero que viven en la República Checa. Tras años negándoles los mismos derechos con los que cuentan las trabajadoras que lo hacen en Chequia, ahora, el Ministerio, animado por las críticas de la defensora del Pueblo, pretende hacer una modificación retroactiva.

Anna Šabatová, foto: Adam KebrtAnna Šabatová, foto: Adam Kebrt Son muchas las mujeres checas que viven en el país, pero que se desplazan a diario a trabajar a otros países vecinos. Éstas llevan años pidiendo que se las equipare con sus compatriotas, pero el Estado checo siempre se ha negado a pagarles las prestaciones por maternidad con el argumento de que si trabajan en un país extranjero, sus prestaciones de maternidad deberían estar sufragadas por el Estado en el que desarrollan su oficio.

Ahora, la defensora del Pueblo, Anna Šabatová, ha tomado cartas en el asunto y ha advertido al Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales que negarse a pagar las prestaciones de maternidad a las madres que viven en la República Checa viola las normas sociales de la UE.

Un toque de atención que ha calado en el Ministerio, que ya ha anunciado un cambio en la legislación. Ahora, todas las madres que se desplacen al extranjero a trabajar, pero que vuelvan al menos una vez a la semana a Chequia, podrán elegir si acogerse a los beneficios de la maternidad checa. Además, pueden solicitar dichas ayudas con un carácter retroactivo de tres años aquellas madres que las pidieron y que cumpliendo los requisitos les fueron negadas.

De acuerdo con estadísticas de la Oficina del Trabajo existen actualmente más de 25.000 checas que trabajan en el extranjero y que reúnen las condiciones para acogerse a este cambio legislativo.

05-05-2015