Los bancos de alimentos checos han triplicado la cantidad de productos recibidos

27-09-2019

Una ley aprobada en 2018 sobre el desperdicio de alimentos dentro de grandes superficies comerciales ha permitido que los bancos de alimentos checos consigan una mayor cantidad de comida.

El banco de alimentos, foto: Lenka Nechvátalová, ČRoEl banco de alimentos, foto: Lenka Nechvátalová, ČRo En 2018, en Chequia se aprobó una ley que prohibía a las superficies comerciales de más de 400 metros cuadrados tirar a la basura la comida que se vendía en sus establecimientos sin ofrecérsela primero a los bancos de alimentos.

Gracias a esta medida, la cantidad de alimentos recibida por estos bancos se ha multiplicado por tres, y desde su puesta en marcha se ha evitado que acaben en la basura unas 3800 toneladas de comida.

Todos los productos recaudados a lo largo del país se reparten a instituciones como Cruz Roja y Cáritas, y sirven para ayudar a ancianos con pocos ingresos, madres solteras, y en general, a personas con una mala situación económica.

En Chequia existen 15 bancos de alimentos, quienes además de recibir comida de las grandes superficies comerciales, también la reciben de los propios productores y agricultores y de diversas colectas solidarias. Los bancos de alimentos checos cuentan asimismo con el apoyo del Ministerio de Agricultura, que este año 2019 aporta alrededor de dos millones y medio de euros a la causa.