Los panaderos luchan por un precio justo

30-08-2017

La Asociación de Panaderos y Reposteros de la República Checa pide un aumento en los precios de los panecillos vendidos al por mayor.

Foto: ČT24Foto: ČT24 El precio que actualmente paga una cadena de supermercados por un panecillo equivale a dos céntimos de euro, mientras que un consumidor lo adquiere en una tienda por siete céntimos. Debido a las malas cosechas de trigo vividas este año en el país y a la subida del importe de la mantequilla, el sector de las panaderías está pasando por un momento difícil.

En 2017, la cosecha de trigo ha disminuido un 13% con respecto al año anterior, empeorando la calidad del fruto e incrementando los costes de producción. Por su parte, la mantequilla se vende en estos momentos por casi dos euros, una cifra muy por encima de la habitual.

El presidente de la Asociación de Panaderos y Reposteros, Jaromír Dřízal, ha declarado que estas circunstancias deberán ser tomadas en cuenta y los precios deberán aumentarse hasta los tres céntimos por pieza.

Además, existe una escasez de personal cualificado y el cambio generacional en la titularidad de las panaderías ha auspiciado el cierre de decenas de establecimientos en todo el país, según indicara Dřízal. En su opinión, hacen falta más de 1.000 empleados para impulsar al sector, vacantes que podrían suplirse con mano de obra extranjera, sobre todo de Ucrania.

Dřízal también se ha mostrado crítico con la reciente decisión gubernamental de aumentar el salario mínimo profesional a 465 euros mensuales. Para el empresario, esta medida forzará a las compañías a incrementar ciertos salarios y contratar trabajadores más cualificados.