Los vehículos antiguos podrán ser sancionados en un futuro próximo

24-08-2017

El Gobierno checo está trabajando en nuevos métodos para acabar con la circulación de los coches de más de 10 años en el país, según ha publicado el diario Hospodáršké noviny.

Foto: Khalil Baalbaki, ČRoFoto: Khalil Baalbaki, ČRo La República Checa importa uno de cada cinco coches con más de 15 años de antigüedad, mientras que la edad media de los vehículos impuesta por la Unión Europea es de nueve años. Este problema también lo comparten actualmente países como Polonia o Eslovaquia.

Por su parte, algunos Estados de Europa Occidental como Alemania, ya se están deshaciendo de los coches antiguos con medidas como la prohibición de acceso a las grandes ciudades de este tipo de conductores. El portavoz del Ministerio de Transportes confirmó al diario que están trabajando para acabar con esta flota de vehículos lo más pronto posible, aunque no se espera ninguna mejora hasta después de las elecciones parlamentarias de octubre.

En concreto, se espera remodelar la ley aprobada en 2009 por la que se introducía un gravamen impositivo ecológico para aquellos coches fabricados antes del año 2000. El problema es que la normativa no se ha modificado y coches con casi 20 años entrarían en estos momentos dentro de esa categoría.

Entre las políticas planteadas, se encuentra la propuesta por el ministro de medio ambiente Richard Brabec, que introduciría una tasa de 115€ por registrar automóviles usados, pero ha sido descartada.

Ambas carteras seguirán trabajando sobre el asunto, para intentar dar respuesta a las peticiones de la sociedad. Las compañías automovilísticas también reclaman algún tipo de acción, ya que no es justo que sus empresas tengan estrictas normas ecológicas y los conductores de este tipo de coches no reciban ninguna sanción.

24-08-2017