Males de la economía de la Región de Moravia del Norte

06-05-2003

La Región de Moravia del Norte genera más del 10 por ciento del Producto Interior Bruto de la República Checa, lo que por regiones supone el segundo porcentaje más alto del país, después de la capital Praga. Hace más de diez años empezó la reestructuración de la economía de esa región, que era el bastión industrial de la Checoslovaquia socialista. La transformación de la industria pesada lleva consigo altas tasas de desempleo. Cada quinto desempleado en la República Checa procede de la Región de Moravia del Norte.

Durante una hora se detuvo hace quince días la producción en la empresa metalúrgica Nová Hut, el mayor fabricante de acero en la República Checa, con sede en la ciudad de Ostrava, metrópoli de Moravia del Norte.

Los sindicalistas bloquearon con autobuses alquilados las entradas a la empresa e interrumpieron el trabajo en casi todas las secciones de la producción. Con ello más de 2 mil trabajadores de Nová Hut, de los aproximadamente 6 mil empleados que realizaban en ese momento su jornada laboral, protestaban contra la nueva ola de despidos. Y otros mil obreros más firmaron una petición en apoyo a los huelguistas.

"Queremos impedir los despidos disparatados de los trabajadores de Nová Hut", explicó el sindicalista Jaroslav Marek. Una de las soluciones propuestas por los sindicatos es acortar la jornada laboral en dos horas y media a la semana. Con tal medida podrían mantenerse en el futuro hasta 400 puestos de trabajo.

Los sindicatos argumentan que en la empresa se realizan constantemente horas suplementarias, que superan los límites permitidos. Los directivos de Nová Hut objetan que tienen que cumplir el plan de la reestructuración de la empresa.

"Podemos comprometernos sólo en lo que podamos cumplir", declaró el portavoz de Nová Hut, Ivo Celechovský. "No es posible crear empleo artificial en detrimento de la jornada laboral y aceptar un descenso de la productividad del trabajo".

La empresa metalúrgica Nová Hut planea despedir de aquí a finales de 2005 a más de 2 400 empleados. En la actualidad emplea a más de 11 mil personas. Los sindicatos deliberan sobre la posibilidad de ir a una huelga de duración ilimitada.

A principios de los años 90 las minas y las fábricas metalúrgicas en Moravia del Norte empleaban a casi 200 mil personas, hoy en día se trata apenas de la cuarta parte. Las pequeñas y medianas empresas no son capaces de suplir a la disminución de los puestos de trabajo en las ramas industriales tradicionales.

La tendencia económica negativa se acentúa debido al hecho de que muchas de las pequeñas y medianas empresas siguen estando estrechamente vinculadas con las grandes empresas industriales de la región - les proporcionan servicios y suministran materiales.

La distancia respecto al centro del país, cerca de 300 kilómetros de la capital Praga, y el deficiente acceso de la región en lo concerniente al transporte son factores casi insuperables, afirma el gobernador de la Región de Moravia del Norte, Evzen Tosenovský.

Desde hace años se prolongan las negociaciones sobre la transferencia del aeropuerto de Mosnov del Estado a la Región de Moravia del Norte. El aeropuerto con estatuto internacional, a unos quince kilómetros de distancia de Ostrava, dispone de capacidades para recibir incluso a los aviones civiles de grandes dimensiones. Y en el futuro podría convertirse en la verdadera puerta de entrada en la región.

Un aspecto imprescindible para mejorar la comunicación de Moravia del Norte con el resto del país reside en la construcción de la autopista D-47, entre las ciudades de Lipník nad Becvou, Ostrava y el paso fronterizo con Polonia. La piedra inicial de la autopista fue colocada hace un año pero las obras aún no han empezado.

El Gobierno anterior firmó un contrato sobre dicha construcción con la compañía israelí Housing and Construction. El Gabinete actual decidió a finales de marzo cancelar dicho compromiso y encargarse directamente de la realización de la autopista D-47.

La firma del contrato con los inversionistas israelíes sin convocación de una licitación pública y la posterior cancelación del contrato que supondrá una pérdida de varios millones de euros para la República Checa, llevaron la semana pasada a la creación de una comisión parlamentaria especial de inspección. Esta debería aclarar las sospechas reinantes acerca de la construcción de la autopista D-47.

La tarea del Gabinete consiste en iniciar finalmente las obras. Así podría convencer a los ciudadanos de Moravia del Norte de que Praga no se olvida de ellos.

06-05-2003