Nueva munición checa permitirá disparar dentro de un avión

04-04-2016

Un equipo de expertos de la Universidad de Defensa de Brno ha desarrollado un tipo de munición que puede utilizarse en el interior de los aviones sin temor a causar daños en el aparato o herir accidentalmente a los pasajeros.

AM munición (airmarshal), foto: Universidad de Defensa de BrnoAM munición (airmarshal), foto: Universidad de Defensa de Brno Se les llama air marshals y su trabajo consiste en garantizar la seguridad de los vuelos dentro del avión, vestidos de paisano y aparentando ser un pasajero más. Estos agentes de seguridad intervienen normalmente contra viajeros ebrios o fuera de control, pero hipotéticamente podrían hacerlo también contra terroristas.

Uno de los problemas con los que contarían en esta situación sería el hacer uso de sus armas de fuego. El proyectil podría atravesar el cuerpo del sospechoso y herir a otro pasajero o atravesar la cabina y provocar una pérdida de presión.

Un equipo de expertos en armas y municiones de la Universidad de Defensa de Brno ha reaccionado ante este problema y desarrollado un nuevo tipo de munición de 9 milímetros llamado AM. Las balas, fabricadas de latón, están huecas casi en un 50% y son por ello extremadamente ligeras. Vuelan por ello más rápido que otros proyectiles y una vez en el cuerpo del agresor, su diseño hace que se deformen y se queden atrapadas en su interior, en lugar de atravesarlo limpiamente.

"Después de desarrollarlas nos dimos cuenta de que los resultados hacían avanzar nuestros conocimientos en el campo de las armas y municiones un buen trecho hacia adelante", cometa Jan Komenda, de la Universidad de Defensa.

Las investigaciones comenzaron cuando en 2004 la Policía checa decidió crear su propia división de air marshals, motivada por los recientes atentados a las Torres Gemelas tres años antes.

"Los policías con los que hemos colaborado para inventar esta munición nos han proporcionado contactos con otros air marshals del extranjero. Si tanto los checos como los extranjeros van a tener interés en proveerse de nuestra nueva munciión, eso es algo que se verá en breve", declaró Luděk Jedlička, del equipo del proyecto, al diario Právo. "En probar nuestra munición 9 mm AM tiene ya interés trabajadores de escolta aérea de Países Bajos, Austria, Francia, Polonia y Rumanía", añadió.

04-04-2016