Nuevos planes a toda velocidad en las redes ferroviarias checas

08-02-2017

Parece que las rutas ferroviarias de alta velocidad son una afición para los políticos checos. El líder de ANO y ministro de Finanzas, Andrej Babiš, se ha quejado de que la República Checa carece de estas rutas. Este es un tema que también despierta el interés del primer ministro checo, Bohuslav Sobotka.

Foto: Phil Richards, CC BY-SA 2.0Foto: Phil Richards, CC BY-SA 2.0 Es un hecho sorprendente que la República Checa, que cuenta con una de las redes ferroviarias más densas de Europa, no tenga rutas de tren de alta velocidad. Los trenes de Pendolino se abren paso entre Ostrava, en el este, y Cheb, en el extremo oeste, pero estos vehículos fueron adquiridos para poder adaptarse, a veces con dificultades y velocidades reducidas, a la red ferroviaria existente.

El primer ministro trató de ponerse al día de la evolución de la República Checa en una reunión con el jefe de la autoridad de infraestructura ferroviaria, Pavel Surý.

El proyecto de alta velocidad más avanzado parece estar entre Praga y Dresde, Alemania, aunque todavía está iniciándose. Se realizará un estudio de factibilidad y una vez se haya completado será posible comenzar a trazar posibles rutas y cambios en los planes del desarrollo local. La fecha que se prevé para la construcción de la vía es alrededor del año 2030, según el primer ministro. Además, la ruta rápida podría extenderse a Berlín y Hamburgo.

El segundo enlace de alta velocidad podría unir a la capital, Praga, y la segunda ciudad, Brno. El recorrido actual es largo, dura alrededor de dos horas y media. Hay dos versiones para la nueva ruta: una pasando por Havlíčův Brod y la segunda por Benešov.

Además de estas rutas, también existe la posibilidad de acelerar el tramo muy lento pero pintoresco entre Praga y Beroun en el oeste. Esto podría reducir considerablemente el tiempo de los viajes hacia Plzeñ y hacia Múnich, Alemania.

08-02-2017