Ostrava combate la contaminación con autobuses ecológicos

06-02-2017

Las autoridades de transporte de Ostrava, una de las ciudades más contaminadas de la República Checa, están tomando medidas para hacer frente al problema de la polución. La ciudad planea modernizar su flota de autobuses dentro de los próximos tres años.

Foto ilustrativa: Filip Jandourek, ČRoFoto ilustrativa: Filip Jandourek, ČRo Durante estos meses de invierno se está produciendo una alerta de smog en Ostrava. Muchos de los conductores han dejado sus coches en casa para coger el transporte público y contribuir de este modo con el medio ambiente. No obstante, los autobuses de Ostrava, la mayoría diésel, no hacen ninguna contribución al manto de smog que cubre la ciudad.

Ahora, las autoridades de transporte de la Ciudad de Ostrava se han comprometido a cambiar esta situación anunciando planes para eliminar paulatinamente los autobuses diésel en los próximos tres años. Actualmente, en la ciudad operan cerca de 300 autobuses, de los cuales cien funcionan con gas natural y cerca de 200 con diésel. Los más contaminantes son estos últimos, es por ello que las autoridades quieren reemplazarlos por buses eléctricos y autobuses inteligentes que utilicen baterías y no precisen estar conectados a cables. Hacia 2020, el transporte en Ostrava debería funcionar únicamente con autobuses respetuosos con el medio ambiente, más de unos 600 vehículos en total.

El motivo por el que este cambio ha tardado tanto en llegar ha sido el coste de los autobuses eléctricos y los inteligentes, los cuales duplican el valor de los que están actualmente en funcionamiento. Se prevé que la modernización de la flota de autobuses de la ciudad de Ostrava tenga un coste de aproximadamente unos 37.010.000 euros.

06-02-2017