Pagar impuestos les cuesta a las empresas checas 17 días al año

24-05-2016

Los empresarios de la República Checa se ven atrapados en una maraña de papeleo, según un estudio de la OCDE. Como media pasan 17 días al año con los trámites del pago de impuestos y tributos, cinco veces más que por ejemplo en Dinamarca.

Formularios de los trámites del pago de impuestos y tributos, foto: Filip Jandourek, ČRoFormularios de los trámites del pago de impuestos y tributos, foto: Filip Jandourek, ČRo Las obligaciones burocráticas que tienen los empresarios en la República Checa suponen un impedimento para las actividades económicas, según un informe elaborado por la Organización para el Desarrollo y la Cooperación Económicos (OCDE). Solo para pagar impuestos, una empresa checa necesita de media 405 horas, es decir, casi 17 días al año. En Dinamarca, por ejemplo, hacen falta solo 5 días.

"Uno de los mayores problemas que provoca la alta dosis de trámites administrativos es el sistema fiscal, que realmente es poco transparente. Para resolver todas las obligaciones tributarias necesitamos dos veces más tiempo que por ejemplo en Alemania o Eslovaquia. Y si miramos a los países del Benelux, se trata de diez veces más tiempo", dice Karel Havlíček, de la Asociación de Pequeños y Medianos Empresarios y Cuentapropistas.

También es mala la situación a la hora de pedir permisos de obra, se quejan los empresarios.

Karel Havlíček, foto: Alžběta Švarcová ČRoKarel Havlíček, foto: Alžběta Švarcová ČRo "Vemos el problema en la constante avalancha de nuevas leyes, normas y normativas. Preferiríamos más bien que hubiera transparencia en el sistema legal. Por ejemplo laley sobre IVA o la ley sobre seguro social han sido modificadas unas 60 o 70 veces. La cantidad de nueva legislación es tal que los empresarios no la podemos seguir", comenta Tomáš Sýkora, de la Cámara Comercial.

La Cámara propone por ello que las leyes se reformen por ejemplo solo una vez al año. Señala también el concepto one-in two-out, que funciona por ejemplo en Gran Bretaña, y que implica que por cada nueva obligación administrativa han de eliminarse dos de las ya existentes.

El Gobierno checo de momento no cuenta con nada así. De acuerdo con el primer ministro, Bohuslav Sobotka, para combatir la excesiva burocracia es necesario establecer la comunicación electrónica con las oficinas del Estado.

"Si queremos limitar el fraude al estado en el impuesto de valor añadido, la evasión de impuestos a los beneficios, etc. tenemos que poner en marcha declaraciones de control o la evidencia electrónica de ingresos, y eso tiene su reflejo en la carga administrativa", declaró. "Vamos a buscar posibilidades para reducir esa carga. Queremos que la entrega de las declaraciones, el pago y toda la comunicación con Hacienda se haga al 100% de forma electrónica. Es cuestión de uno o dos años que se complete el proceso de cambio de formato de toda la administración fiscal".

24-05-2016