Resumen económico

02-02-2015

El anuncio del plan de compra de activos por parte del Banco Central Europeo y sus consecuencias positivas en la economía checa es sin duda una de las noticias más importantes de las que en este ámbito se conocieron la semana pasada.

Pero hay más, y es que suenan tambores de huelga en las factorías de Škoda. El fabricante checo pretende externalizar 800 puestos de trabajo de su actual plantilla. Algo que obviamente ni gusta, ni convence, ni a empleados ni a sindicatos.

Una nueva licitación para el suministro de uranio a la central nuclear de Temelín y el auge del mercado online de productos alimenticios también han marcado la semana en el plano económico.

 

La República Checa saldrá beneficiada con el programa de compra de activos del BCE

Foto: Štěpánka BudkováFoto: Štěpánka Budková Chequia será uno de los países beneficiados con la nueva política del Banco Central Europeo basada en bombear una cantidad significativa de dinero a la economía para impulsar el crecimiento. La medida también ayudará a aliviar la presión del euro frente a la corona. La nueva política del Banco Central Europeo comprará directamente bonos difíciles de vender y de esta manera los bancos obtendrán la liquidez suficiente para prestar a sus clientes.

 

ČEZ podría sacar a concurso el suministro de uranio para la central de Temelín

Foto: Filip JandourekFoto: Filip Jandourek La compañía ČEZ estaría replanteándose no renovar automáticamente el contrato con la empresa rusa TVEL para el suministro de uranio a la central nuclear de Temelín.

El objetivo sería que otras empresas pujaran por el nuevo contrato. Pero detrás de esta posible decisión se esconde el miedo del Gobierno checo a depender únicamente del uranio ruso. Algo que desde la Unión Europea ya se ha advertido a los Estados miembros, encomendándoles a que diversifiquen sus proveedores. El nuevo Plan de Acción para el Desarrollo de la Energía Nuclear en la República Checa, suscrito por los Ministerios de Industria y Finanzas, tiene en cuenta este hecho, pero pone un mayor énfasis en garantizar el suministro de energía nuclear a largo plazo.

 

Škoda planea externalizar 800 puestos de trabajo

Foto: archivo de Škoda AutoFoto: archivo de Škoda Auto El mayor fabricante de vehículos de la República Checa, Škoda, pretende que una parte de su plantilla pase a depender de empresas externas. La medida, que afectaría a 800 de los más de 24.000 empleados de la compañía, ya ha suscitado el encontronazo con los sindicatos que consideran esto “un ataque” y que han amenazado con convocar una huelga.

Desde la empresa aseguran que la medida es necesaria para garantizar su continuidad como parte del gigante alemán de automóviles Volkswagen.

Pero los trabajadores no serán los únicos afectados, la medida llegará también a los gerentes de la empresa. En Škoda consideran que la actual cifra de un jefe por cada cinco trabajadores es cuanto menos desproporcionada y apuestan por aumentar esa cifra a uno por cada ocho.

 

Los checos apuestan por el mercado electrónico de alimentos

Foto: Ambro / FreeDigitalPhotosFoto: Ambro / FreeDigitalPhotos Los checos gastaron más de 100 millones de euros en la compra de alimentos a través de Internet el año pasado. No es mucho, si se tiene en cuenta que las ventas de las tiendas tradicionales superaron los 5.000 millones de euros.

Lo llamativo de los datos publicados es que los checos han dejado de utilizar internet sólo para adquirir perfumes o productos tecnológicos, ahora se arriesgan con productos de primera necesidad y de rápida caducidad.

02-02-2015