Saben lo que cuesta un iPhone pero no una barra de pan

14-10-2016

Un estudio sobre alfabetismo financiero en distintas edades ha revelado que los conocimientos económicos de los jóvenes de hasta 18 aňos son bastante dispares. Casi todos saben cuánto cuesta la gasolina o un iPhone, pero solo la mitad lo que vale una docena de huevos o una barra de pan.

Foto ilustrativa: Ambro/ FreeDigitalPhotosFoto ilustrativa: Ambro/ FreeDigitalPhotos A la hora de determinar el precio de los productos, los jóvenes checos de hasta 18 aňos tienen una idea más aproximada de cuánto vale un litro de gasolina (88%), un iPhone (70%) o una botella de coca-cola (64%). Cojean sin embargo a la hora de determinar el precio de una semana de alojamiento en una pensión (59%), una docena de huevos (59%) o una barra de pan (57%).

Es lo que se desprende de un estudio a largo plazo sobre alfabetismo financiero hecho público por la Televisión Checa. La generación más joven tiene también problemas con los términos económicos más comunes. De los encuestados, el 63% saben lo que es una tarjeta de crédito sin contacto, y el 62% que las inversiones con mayor beneficio son normalmente de mayor riesgo. Solo el 34% conocían la diferencia entre tarjeta de débito y de crédito, y el 23% el significado de Tasa Anual Equivalente.

Foto ilustrativa: nenetus/FreeDigitalPhotosFoto ilustrativa: nenetus/FreeDigitalPhotos Aun así se trata de resultados mejores que en 2013, cuando se realizó la misma encuesta. En el grupo de edad de 13 a 14 aňos ha crecido además el interés por administrarse mejor el dinero.

De acuerdo con el estudio, el grupo de edad con mejores conocimientos financieros es el que se sitúa en torno a los 40 aňos. Los jóvenes aún no tienen experiencia y los mayores van perdiendo el interés con el tiempo.

Por otro lado, el grado de educación influye en el alfabetismo financiero. Los universitarios consiguen puntuaciones dos veces mayores. También obtienen mejores resultados aquella personas que viven en pareja y administran su hogar, así como los empresarios y cuentapropistas. El tamaňo de la población donde se vive, si es campo o ciudad, no tiene efecto en el nivel de conocimientos sobre finanzas.

14-10-2016