Una nueva mina de carbón polaca causa preocupación entre los checos

13-12-2016

El desarrollo de una gran mina de carbón en el lado polaco de la frontera checa, el extremo norte del país, será uno de los principales temas de discusión cuando los primeros ministros checos y polacos se reúnan el lunes. Los checos buscan garantías de que este plan no suponga la contaminación de sus aguas en el lado checo de la frontera.

Mina de lignito de Turow, foto: Anna Uciechowska, CC BY-SA 3.0Mina de lignito de Turow, foto: Anna Uciechowska, CC BY-SA 3.0 Los planes polacos para desarrollar la enorme mina de carbón en la localidad de Turow han sido el tema de las conversaciones entre los ministros de medio ambiente checo y polaco. Los planes para ampliar la mina, que ya contiene de 45 a 55 kilómetros cuadrados y se amplió a unos 75 metros para liberar cientos de millones de toneladas de carbón, ya estaba en la agenda cuando los ministros de medio ambiente se reunieron a mediados de febrero.

Este tema es ahora uno de los puntos de discusión entre el primer ministro checo Bohuslav Sobotka y su homóloga polaca Beata Szydlo. Los planes polacos son que las reservas de carbón sean explotadas en los próximos 25 años y suministren a una enorme central eléctrica programada para seguir funcionando hasta 2045. Pero los checos al otro lado de la frontera, especialmente alrededor de la zona de Frýdlant, están preocupados por las consecuencias. El gobernador regional de Liberec, Martin Půta, expresó para la Radiodifusión checa la preocupación de los habitantes de Frýdlant y alrededores, ya que dependen del agua potable de sus propios pozos.

El gobernador regional dijo que las autoridades polacas no han entregado hasta la fecha muchos de los documentos prometidos sobre la previsión del impacto de la expansión de la mina de carbón. Se espera una evaluación completa del impacto ambiental de los planes a mediados del próximo año.

13-12-2016