"En Pilsen hay un tirón bastante grande por la cultura española"

05-05-2015

Entrevistamos a César Dopico, profesor de español en el instituto bilingüe de Luděk Pik, de Pilsen. César lleva viviendo en Pilsen ocho años, y ahora hablaremos con él sobre la enseñanza de español en la ciudad y también sobre la comunidad hispana que reside aquí.

César Dopico y Dominika Bernáthová, foto: Miloš TurekCésar Dopico y Dominika Bernáthová, foto: Miloš Turek ¿Qué opinas? Hay bastante interés en Pilsen en aprender español?

Creo que hay un interés creciente, además el español es una lengua que está un poco de moda. Es una lengua atractiva, sobre todo para aquellos jóvenes que no se sienten muy atraídos por el alemán. Se vuelcan más sobre el español como segunda lengua extranjera, aparte del inglés evidentemente. Si nos fijamos por ejemplo en el centro de Cultura Española y Educación de aquí de la región, que tiene la sede en Klatovy pero que hace también muchas actividades aquí en Pilsen, pues vemos que hay un tirón bastante grande por la cultura española. Hay también un bar español en la ciudad que tiene bastante éxito y que organiza muchas actividades para los españoles y para los checos.

¿Y en cuanto a la comunidad hispana en Pilsen?

No somos muchos, algunos llevan ya bastantes años. Hay unos cuantos estudiantes Erasmus, vienen unos 30 al año, sobre todo ingenieros, algunos. Son bastantes para lo que es la ciudad. Y luego pues hay españoles que llevamos más tiempo aquí, y latinoamericanos también. Dentro del programa hay tres profesores españoles que están permanentemente aquí. Y algún otro que se ha instalado en la ciudad, o que tiene pareja checa. A veces nos encontramos en ese tipo de actividades culturales o en el bar, Amor Vino, cuyo dueño es español y que organiza actividades como un tándem checo-español en el que participamos todos cuando podemos e intentamos aprender checo, y ellos español.

¿Y cómo se les da el checo a los hispanos?

César Dopico, foto: Miloš TurekCésar Dopico, foto: Miloš Turek Pues de todo hay. Hay diferentes niveles. Hay gente como yo que llevamos muchos años y que nos comunicamos muy básicamente, de forma casi primitiva, y hay otros, como el dueño de Amor Vino que habla muy bien checo, fluidamente, sin problemas, o Pablo Chacón, que también forma parte del Centro de Cultura Español, que habla perfectamente y lleva aquí más de 20 años, con hijos bilingües, de doble nacionalidad, etc. Entonces hay diferentes niveles.

César, y ahora que Pilsen es capital europea, ¿tú notas algún cambio en cuanto al ambiente de la ciudad?

Sí, aparte evidentemente de las diferentes actividades que se multiplican a lo largo de todo el año y en diferentes lugares, y de la gente, que hay más gente extranjera, de otros países, de Alemania pero también checos de otras ciudades, pues se nota en las actividades, más exposiciones, constantemente, y también se habilitan espacios que antes no se utilizaban para exposiciones de arte contemporáneo como Depo o Papírna.

05-05-2015