Una Pilsen en la línea de demarcación

05-05-2015

Las tropas estadounidenses lideradas por el general George Smith Patton liberaron Pilsen el 6 de mayo de 1945. Sin embargo, la metrópoli de Bohemia Occidental originalmente no fue incluida en la línea de demarcación y pudo dar la bienvenida a los estadounidenses como liberadores gracias a los planes militares improvisados de los Aliados.

A eso de las ocho de la mañana del 6 de mayo de 1945 la 3ª División Blindada del Ejército de EE.UU. entró en Pilsen y ayudó a la insurrección surgida el día anterior a batir a los nazis.

Una liberación improvisada

Jiří Plachý, foto: Alžběta ŠvarcováJiří Plachý, foto: Alžběta Švarcová Los planes originales no contaban con el avance estadounidense hasta la ciudad de Pilsen. Los norteamericanos se lo pidieron a los Aliados para poder proteger el avance del ala izquierda del Tercer Ejército de Estados Unidos por Austria, según señala el historiador Jiří Plachý, del Instituto Militar Histórico de la República Checa.

“Se trató de sacar fuerzas de flaqueza desde el punto de vista estratégico, porque las unidades de los Aliados liberaron cómodamente la Alemania central, pese a los pronósticos que contaban con una resistencia tenaz. En el tramo sureño y septentrional así avanzaron más al este de lo previsto. El 25 de abril las tropas estadounidenses llegaron a Torgau en el Elba, donde se encontraron con las tropas del Ejército Rojo”, indicó.

En el sur los Aliados siguieron avanzando hacia Austria. Como el territorio checo forma un saliente hacia adentro de Alemania, desde el punto de vista estratégico era lógico mover la línea de demarcación para que atravesara las ciudades de Karlovy Vary, České Budějovice y Pilsen.

El mando soviético insistió: Pilsen sí, Praga no

‘El Convoy de la Libertad’, foto: ČTK‘El Convoy de la Libertad’, foto: ČTK Este plan fue aprobado sin problemas por el mando soviético, que sin embargo rechazó tajantemente cualquier otro avance de los Aliados y prohibió que el general Patton siguiera marchando hacia Praga.

La batalla de Pilsen no fue la más dura de las luchas de los estadounidenses en el territorio checo, indicó el historiador.

“La liberación de Pilsen no fue de las batallas más dramáticas. Luchas mucho más duras entre los estadounidenses y los alemanes se efectuaron a fines de abril en los alrededores de Cheb. Pilsen fue liberada hasta el 6 de mayo, así que la resistencia alemana ya no era tan intensa. Aun así no todos los alemanes querían caer en el cautiverio estadounidense. Algunos de ellos estaban dispuestos a luchar por el Führer y la patria hasta el final absoluto”, dijo.

La presencia estadounidense resultó incómoda para el régimen comunista

‘El Convoy de la Libertad’, foto: Borja de Jorge‘El Convoy de la Libertad’, foto: Borja de Jorge Después del Golpe de Estado comunista, en 1948, la liberación de Bohemia Occidental se convirtió en un hecho histórico incómodo para el régimen que glorificaba a los liberadores del Ejército Rojo.

“Durante la época comunista no se habló de ello, en el mejor de los casos. En casos peores fueron publicados folletos que tergiversaban la verdad y que trataban de deshonrar a los estadounidenses. En los mismos podemos leer que estos liberaron Pilsen solo para poder trapichear, reunirse con prostitutas y proteger a los criminales de guerra nazis. Pero eso por supuesto no era el motivo principal de la entrada de las tropas estadounidenses a Bohemia Occidental”.

Las notas históricas fueron corregidas tras la Revolución de Terciopelo, en 1989. A partir de ese año, Pilsen festeja el fin de la Segunda Guerra Mundial agradeciendo su liberación a los estadounidenses.

05-05-2015