Al cementerio

10-11-2005

Esta lección será un poco espantosa - strasidelná, pero no se asusten - nelekejte se. Vamos a aprender el vocabulario relacionado con dos fiestas que se ocultan en checo bajo una palabra: "Dusicky".

"Vyletěla duše z těla, žádnej neví, kam letěla ..."

"Salió el alma volando del cuerpo, nadie sabe, cuál fue su paradero ..."

Estos versos los recitaban nuestros antepasados con ocasión de las fiestas relacionadas con los primeros días del mes de noviembre: el Día de Todos los Santos - "svátek Všech svatých" - y el Día de los Difuntos - "Památka všech zemřelých."

Desde tiempos remotos - "od pradávna" - se ocupaban nuestros antepasados - "předci" - de la cuestión de la vida - "otázka života" - y de la existencia humana después de la muerte - "po smrti", creyendo que las almas de los difuntos - "duše zemřelých" - pueden volver en ciertos días a la tierra.

Al parecer las raíces de esas dos fiestas - Uds. ya saben que fiestas se dicen en checo - "svátky" - consisten en viejos rituales celtas. En el calendario celta el primero de noviembre - "první listopad" - era el principio de un año nuevo y al mismo tiempo el día en que el mundo de los vivos - "svět živých" - se encontraba con el mundo de los muertos - "svět mrtvých".

Fuegos ceremoniosos mostraban el camino a las almas extraviadas - bloudící du"e - que podían hacer una buena obra o también vengarse por las injusticias del pasado.

Los Días de Todos los Santos y de los Difuntos - na "Dušičky" - los checos visitan el cementerio - "hřbitov" - para recordar a sus prójimos muertos - "zemřelí blízcí". Adornan las tumbas - "hroby" - con coronas - "věnce", flores - "květiny", en la mayoría de los casos se trata de crisantemos - "chryzantémy", y encienden velas - "zapalují svíčky". En el pasado también se colocaban en las tumbas pasteles - "pečivo". En este caso "du"ičkové pečivo". Pasteles dulces, salados, algunos tenían la forma de huesos - "kosti".

"Fuj!" ¡Horror! Hemos escogido un tema realmente morboso - morbidní. Hueso - "kost", tumba - "hrob", muerte - "smrt", morir - "umřít", muertos - "mrtví", difuntos - "zemřelí", alma - "duše".

Pero la palabra "Dušičky" no suena tan mal. Aquí vuelve a demostrarse el gusto del idioma checo por los diminutivos. "Dušička" es un diminutivo de "duše", en plural, entonces, "dušičky". ¿Sabías, Diana, que hay también coleccionistas de almas? "Sběratelé duší?"

¡No me tomes el pelo! "Nedělej si ze mě srandu". ¿Quién coleccionaría almas?

El ondino - "vodník". Las guarda en tazas pintadas cubiertas con una tapa.

Sí, sí. En los cuentos de hadas. Es ese hombrecillo verde.

No te creas que sólo en los cuentos de hadas ... "Nemysli si, že jenom v pohádkách". Pero, hablando de estos. ¿Sabes cómo se llama ese personaje huesudo, flaco, con la cara gris, que aparece siempre con una guadaña?

Sí, es la Muerte: "Smrtka", si es una mujer, y "Smrťák", si es un hombre. O también "Kostlivec", cuando aparece como un esqueleto. Creo que aquí podríamos poner punto final a esta lección de checo.

"Sejdeme se na hřbitově".

¿Qué dices?

Quedamos en el cementerio. ¡Perdón! Me he sumergido demasiado en el tema. Quedamos en otra lección de checo. ¡Hasta la próxima!

10-11-2005