Con el invierno llega el peligro de algunas enfermedades

11-11-2004

Hola, amigos. Aunque todavía no haya llegado el invierno astronómico a estas latitudes, ya tenemos aquí días invernales con nevadas, vientos fríos, días cortos y grises y noches largas.

Con los bruscos cambios del tiempo, característicos para Europa Central, suelen aparecer varias enfermedades. Para un turista que se encuentre en la temporada invernal por estas tierras, podría resultar útil entonces saber decir en checo que, por ejemplo, me duele la garganta, "bolí mě v krku" (bolí mnie v krku), tengo una ronquera, "chraptím" (jraptím) y necesitaría algún medicamento "potřeboval bych nějaký lék" (potrzeboval bij nieyakí lék).

En este caso, la palabra de mayor importancia para ustedes, amigos, es "lék" que es como en checo se dice medicamento. La receta médica, "lékařský předpis" (lékarzskí przedpis), la prescribe un generalista que en checo, además de la palabra "internista" se acostumbra decir mayormente "praktický lékař" (praktitskí lékarz).

Si a uno le duelen los dientes "bolí zuby" (bolí zuby), debe dirigirse a un dentista, que en checo se dice "zubní lékař" (zubní lékarz) o también, en lenguaje popular, "zubař" (zubarz).

Al enfermarse un niño, "dítě" (dítie) hay que dirigirse a un pediatra "pediatr", o "dětský lékař" (dietskí lékarz), para complicarles la cabeza a los extranjeros. Lo cierto es que "dětský lékař" suele emplearse más.

A los niños pequeños, o sea, menores de cinco años, el médico, en este caso "dětský lékař", en vez de un medicamento en tabletas, "lék v tabletách" (lék v tabletáj), suele recetarles un jarabe, "sirup"; que es más fácil de consumir.

Bien y ahora mencionemos las dolencias que solemos tener durante los meses de invierno. Por ejemplo, para mí la peor enfermedad es la gripe, "chřipka" (jrzipka) que me deja totalmente acabado. Duele todo el cuerpo y uno queda sin ánimo.

La enfermedad suele estar acompañada por alta temperatura, "vysoké horečky" (visoké horechki). Para medirla, necesitamos un termómetro, "teploměr" (teplomier) que se puede comprar en una "lékárna" (lékárna), o sea, una farmacia. Y luego, para bajar la temperatura, recomndamos, además de medicamentos, "léky", un "studený obklad" (studení obklad), o sea, una compresa fría. No es muy agradable, pero ayuda.

Además de la "chřipka", con el frío y el mal tiempo a mucha gente le da tos, "kašel" (kashel) que, si no es tratada a tiempo, puede transformarse en tos crónica, "chronický kašel" (jronickí kashel). Desagradable es también estar constipado "mít rýmu" (má rímu) y tener que llevar un montón de pañuelos, "kapesníky" (kapesníki). Lo mejor es quedarse en esos casos en cama, "v posteli" (v posteli), al menos una semana.

Se suele decir que, para curar un resfrío, se requiere una semana, independientemente si uno está en cama y consume medicamentos o sigue en sus actividades normales. Claro está, los médicos recomiendan quedarse en cama.

¿Aprendieron todo, amigos? Si así es, pueden viajar tranquilos al frío y visitar estas tierras durante los próximos meses. Pero, hablando de viajes y de enfermedades, importante es también saber que la diabetes se dice en checo "cukrovka" (tsukrovka), y la insulina, "inzulín".

Y, por si viajan con sus hijos, también es bueno saber que rubéola se dice "zarděnky" (zardienky), escarlatina es "spála" y viruela benigna es "plané neštovice" (plané neshtovitze).

Creo, amigos, que lo mejor será no enfermarse estando de viaje. Así que mucha suerte y hasta una próxima lección de checo en Hable Checo con Radio Praga.

11-11-2004