El agua es vida

06-10-2005

Hola, hola, estimados alumnos! En la presente lección de checo hablaremos del agua, que en checo se dice "voda", ya que sin agua no hay vida, "bez vody není života".

En nuestra vida cotidiana nos encontramos con el agua en muchas formas. Ante todo, naturalmente, con el agua potable, "pitná voda". La necesidad de respetar un régimen de consumo suficiente de líquidos "pitný režim", les es inculcada ya a los niños por sus padres así como en la escuela.

En el hogar conocemos el agua del grifo, "užitková voda" que no necesariamente es "pitná", o sea, que a veces no es adecuada para beber. Pero es indispensable para la higiene personal, "pro osobní hygienu" así como para la limpieza del hogar, "pro úklid domácnosti".

Hablando del agua, se me ocurre ahora otra asociación. En los cuentos de hadas checos y de otras naciones eslavas, frecuentemente juega un importante papel el agua de la vida, "živá voda". Con su ayuda cierto príncipe o princesa muertos llegan a revivir.

"El agua de la vida" es también el título del disco de Aneta Langerová, ganadora en 2004 de la primera edición del concurso "La República Checa busca a su superestrella". Hudba - Aneta Langerová - Voda živá

El agua o "voda", está presente en forma permanente en la naturaleza. Una nube portadora de agua, "dešťový mrak", nos advierte que pronto puede comenzar a llover, "bude pršet". Mientras que para nosotros, que vivimos en una ciudad, la lluvia "déšť " resulta poco agradable, los campesinos esperan frecuentemente con ansiedad la lluvia, ya que el agua pluvial "dešťová voda" es lo mejor para regar los cultivos.

En la naturaleza el agua existe también bajo otras formas. Conocemos, por ejemplo, los ríos, "řeky". En ellos se construyen grandes represas, "vodní nádrže" y centrales hidroeléctricas "vodní elektrárny". Los grandes ríos suelen ser aprovechados para el transporte fluvial, "říční doprava".

En la República Checa, además, hay muchos lagos, "jezera". El lago de montaña se denomina en checo "pleso". El sur del país, especialmente, se caracteriza por lagos artificiales, o estanques, "rybníky". La piscicultura, "rybníkářství", como oficio, sentó sus raíces en la República Checa en el siglo XII y sigue desarrollándose hasta hoy en día.

Hasta ahora, no obstante, hemos hablado exclusivamente de agua dulce, "sladká voda". Es que la República Checa no tiene mar, "moře", por lo que el agua salada, "slaná voda" provoca en los checos cierta nostalgia.

Y es por ello que en el verano, miles de checos viajan a países con mar "k moři", para pasar allí sus vacaciones.

Bueno, creo que hemos agotado el tema y me imagino que también hemos agotado a nuestros alumnos. Así que, amigos, traten ahora de repasar los conocimientos adquiridos, para dentro de una semana poder seguir avanzando con el aprendizaje de checo en una nueva lección de Hable Checo con Radio Praga.

¡Hasta entonces!

06-10-2005