En este país puedo respirar tranquilo

21-12-2005

Canta y toca la guitarra, da cursos de redacción y traduce. El colombiano Iván Gutiérrez llegó a la República Checa hace unos doce años y piensa quedarse aquí todavía un "largo rato", ya que, según dice, en este país puede respirar tranquilamente.

¿Cómo llegaste a la República Checa?

"Yo llegué a la República Checa por una mujer en enero de 1993".

¿Fue muy difícil para tí adaptarse a la vida en la República Checa?

"Bueno, hubo dificultades y hubo otras cosas que no fueron tan difíciles. De todas formas decidí quedarme, o sea que no pudo haber sido tan difícil".

Tú eres colombiano, llevas mucho tiempo en la República Checa, pero viviste también en EE.UU. y España. ¿Podrías comparar un poco el estilo de vida de estos países?

"Quizá las razones por las que estoy acá y no en los otros sitios, es porque acá se me hace que en esta ciudad puedo vivir y puedo respirar tranquilo, puedo hacer las cosas que quiero, lo que para mí es lo más importante. En los otros sitios que conozco, pues podría hacer algunas de las cosas que yo quisiera, pero ya no tan tranquilo. En Colombia, por razones obvias: por la violencia que hay en el país, por problemas políticos, por no poder viajar dentro del país, por miedo, por el crímen cotidiano que hay en la ciudad de Bogotá... Y en los EE.UU. es por otro orden de cosas, creo que es por carácter, por cuestión de respirar el aire allí, no es una cosa que a mí me siente bien. Y finalmente en España, la calidad de vida es muy alta, todo lo que tiene que ver con la comida, con la capacidad de disfrutar la vida que hay en la gente y que permite también la sociedad, pero allí era un poco más difícil asegurarse uno que pueda disfrutar de lo que tiene que ofrecer el país. Acá, en la República Checa, era más fácil ganarme la vida ".

¿Y en cuanto al carácter de la gente? ¿Cómo ves a los checos? ¿Qué es lo que te gusta en ellos, qué es lo que no te gusta?

"Lo que a mí me gusta y no me gusta de los checos está muy mezclado y muy liado. Lo que no me gusta, es un país que siempre ha estado como en la mitad de Europa con vecinos muy poderosos, entonces en un siglo llega alguien y hace tan-tan-tan y se marcha a través del país, yendo a otro sitio, y luego otro y otro... Eso tiene que ver con el carácter de la gente de acá, que no tiene un carácter muy fuerte, recio, es más bien muy matizado y esto a veces me gusta, a veces no. Pero lo que me gusta es que no siento acá en esta cultura una presión. Estando en los EE.UU. siento una presión de la cultura en general, en España también, es como si tienes una comida y hay una especia y está por todos lados y entonces igual te llegas a cansar, aquí es diferente. También hay una tolerancia y una capacidad de mirar para afuera, en España la gente es muy autosuficiente, un español está muy consciente de lo que pasa en su propio país, pero no tanto de lo que pasa en el resto del mundo".

¿Piensas, pues, permanecer en la República Checa para siempre?

"Sí, por el momento, estoy contento acá, yo me fui de Praga hace dos años y regresé, o sea hay algo que me hizo falta y por eso volví, y por eso creo que me quedaré un rato largo, espero".

21-12-2005