14-05-2003

La mayoría de los extranjeros residentes en la República Checa viven en Praga, pero hay latinoamericanos y españoles, muchas veces estudiantes, que se radicaron también en otras ciudades del país. Abandonemos, pues, ahora la capital y vayamos a la ciudad de Podebrady, situada a unos 50 kilómetros al este de Praga. En esa localidad se halla un centro universitario donde los extranjeros estudian el idioma checo para poder ingresar posteriormente en la universidad. Esta vez conversaremos con Paulina Vascones, de Bolivia, que lleva medio año en la RCh.

¿Por qué optaste por la República Checa?

"Porque mi hermano tenía una beca y yo apliqué la beca y vine a estudiar aquí".

¿Ha sido muy difícil para ti ambientarte aquí?

"Sí, la verdad que sí, además es por primera vez que vivo sola, pues, ha sido un poco difícil, pero lo bueno es que no estamos solos, sino que estamos rodeados de mucha gente".

¿Cuántos estudiantes sois aquí?

"Habrán más de cien estudiantes aproximadamente".

¿Y también de América Latina?

"Sí, hay diez latinos más".

¿Vosotros estudiáis, pues, el idioma checo?

"Claro. Cada uno está estudiando una carrera distinta, pero todos estamos estudiando checo para ya después entrar en la universidad".

¿Sabes hablar checo ya?

"Sí, ja, ja, no sé, no perfecto, pero ya estoy aprendiendo".

¿Cuando acabes tu carrera o los estudios, piensas permanecer en la RCh?

"No creo, porque la beca dice que tengo que volver a mi país, pero no sé".

¿Podrías describir el programa de estudios o tu día habitual?

"Tenemos clases más o menos desde las ocho de la mañana hasta la una de la tarde, que nos vamos al almuerzo. De ahí volvemos a clases, más o menos, a las tres y media. Y en la tarde, yo que sé, nos vamos un rato a Internet o paseamos y vamos a cenar. Después nos vamos al colegio y estamos entre nosotros y estudiamos".

¿Qué hacéis en vuestro tiempo libre?

"La mayoría de las veces paseamos, nos vamos al lago o al río. Es bueno para ir a caminar aquí. Lo que más nos gusta es ir los fines de semana a Praga, que no es tan lejos. Así que nos vamos a Praga a pasear, salimos a alguna discoteca"...

¿Cómo es la ciudad de Podebrady, cómo la describirías?

"Es una ciudad tranquila... Está llena de estudiantes de todos los países. Es linda".

¿Existe en Bolivia alguna ciudad parecida?

"No, bueno, no hay una ciudad tan tranquila"...

¿Cómo son los checos, según tu opinión? Qué es lo que te gusta en ellos, qué es lo que no te gusta?

"Los checos, mientras tú tratas hablar checo, siempre te ayudan para que hables checo y para que te comuniques con ellos. La verdad es que ahora estoy tan rodeada de extranjeros que no conozco mucho a los checos, pero es buena gente".

¿Cómo es el estilo de vida de los checos, es diferente del estilo de vida boliviano, no?

"Sí, super diferente. En realidad, lo que es más distinto son las comidas, que todo es más temprano, el almuerzo, la cena, que cenamos nosotros a las seis de la tarde, yo no, yo tomo té a esa hora. Los checos se levantan mucho más temprano... En resumen, todo es distinto, hasta la comida".

¿Podrías especificarlo más? Cómo es la comida checa?

"La comida checa no lleva muchos vegetales, es un poco más pesada y tiene mucho más chancho y grasa que en Bolivia".

¿Y te gusta?

"Hay algunas cosas que me gustan y otras que no me gustan. 'Smazený sýr' me gusta. Es un queso frito con papa y una salsa, es lo que más me gusta, ya que es lo menos pesado. En Bolivia, bueno, se come mucho picante y muchas verduras, por eso es distinto".

Esta vez conversamos con la estudiante boliviana, Paulina Vascones.

14-05-2003