03-09-2003

Esta vez conversamos con Martín Hernández-Kocka, un mexicano residente en la República Checa.

¿Cuáles fueron los motivos de tu llegada a la República Checa?

"Vine principalmente porque mi madre era checa".

¿Cuánto tiempo vives en este país?

"Tres años y medio".

¿Te costó mucho acostumbrarte a la vida en la República Checa?

"Al principio sí. Todo es completamente distinto. No tiene nada que ver con el modo de vida en México - ni los edificios, ni la gente, ni el idioma. Pero con el tiempo me acostumbré".

¿Qué fue para tí lo más difícil?

"Yo creo que el idioma y la forma de hacer las cosas acá".

¿Qué es lo que más te gusta?

"La comida, las mujeres, el clima en verano y la cultura checa."

¿Hay algo que extrañas?

"Extraño la comida de mi país y, por supuesto, a mis amigos."

¿Tienes un Praga un lugar predilecto?

"Tengo varios como, por ejemplo, el castillo de Vysehrad. El río también me encanta y los parques en general."

¿Tienes amigos checos?

"Sí, aunque no son muchos. A veces es difícil porque no hablo bien el checo".

Durante cierto tiempo tuviste una experiencia con el trabajo en Radio Praga. ¿Cómo la valoras?

"Buenísima. Lo mejor de aquí es la gente. Es un buen lugar."

¿Cómo te va con el idioma checo?

"Es muy difícil. No tiene nada que ver con el español. Pero me parece que ahora ya manejo suficiente el checo, aunque todavía hago muchos errores."