05-11-2003

Esta vez conversamos con la fotógrafa argentina Kay Reynolds que hace poco presentó en Praga la serie de sus obras "Almas del Boquerón" que documenta la vida de los indígenas en el poblado San José del Boquerón, en la provincia de Santiago del Estero, Argentina.

Usted visitó la República Checa en varias oportunidades. ¿Cuáles son sus impresiones?

Kay ReynoldsKay Reynolds "Es especial la pregunta porque recién llegamos a Praga con cinco amigas argentinas que me acompañan. Ellas me hicieron la misma pregunta. Yo les respondí que en Praga me siento a tal punto en casa que me sentiría muy a gusto viviendo aquí. La gente aquí es maravillosa. Yo vine por primera vez aquí sin conocer a nadie. Y en casi dos años se han desarrollado amistades muy especiales. Creo que el pueblo checo es maravilloso y tiene mucho para dar. Con todos estos cambios políticos que se están dando va a tener muchas oportunidades de demostrarlo al mundo entero".

Usted como argentina ¿qué destacaría de la República Checa?

"Destacaría que el pasar momentos difíciles en la vida nos hace, en mi entender, mejores personas. Y la República Checa ha vivido momentos difíciles, como Argentina, y podemos mirar esto de forma negativa, pero también positiva. Y yo trato de ver lo positivo y digo que vamos a crecer espiritualmente como mejores personas. Por eso creo que encuentro el pueblo checo tan único".

¿Qué fue lo que más le impresionó cuando llegó a la República Checa por primera vez?

"La apertura de la gente. Yo había vivido en Alemania un año y también han sido muy buenos los alemanes, pero es otra la calidez y el calor humano que siento aquí."

¿Qué opina sobre la vida cultural checa?

"Muy intensa y creo que no es ahora, pero ha sido siempre. Me parece que es una cuna de manifestaciones artísticas y creo que por eso el proyecto "Almas del Boquerón" no pudo haber tenido mejor lugar para nacer que aquí".

¿Qué opina sobre la fotografía checa?

"Maravilloso. Josef Sudek es uno de mis grandes inspiradores fotográficos. El arte fotográfico checo es muy respetado en todo el mundo".

A su parecer ¿Cómo aceptan los checos la cultura de otras naciones?

"Muy abiertamente. Me ha impresionado. Los checos son un receptor excelente. Les interesa no solo desde el punto de vista social, para ayudar a Argentina, sino están abiertos también a nuestra cultura y nuestra forma de vida. Y me han abierto sus brazos".

05-11-2003