Los checos deben tener paciencia con los políticos

20-04-2005

Sandra Castiñeiras Carballo y Marta Guerrero Nieto, ambas de España, se desempeñan en la República Checa como lectoras de español desde hace aproximadamente dos años. Con Sandra y Marta conversaremos tanto de su vida cotidiana como de sus opiniones acerca de la crisis política que vive este país en la actualidad.

Marta indicó a fines del año pasado en una entrevista que ofreció a Radio Praga, que se sentía un poco afligida por la escacez de luz en este país, ya que en la República Checa anochece antes que en España. Ahora expresa que en estos días ya la situación ha mejorado.

Sandra Castiñeiras Carballo (a la derecha) y Marta Guerrero Nieto (Foto: autor)Sandra Castiñeiras Carballo (a la derecha) y Marta Guerrero Nieto (Foto: autor) "La otra entrevista fue creo en noviembre; anochecía a las cuatro de la tarde y eso para los españoles es pérdida del ambiente diario. La oscuridad no nos gusta en realidad, pero ahora anochece a las ocho y el ambiente es muy distinto. También es cierto que con la llegada de la primavera la gente no está tan triste como en invierno y sale más a la calle y se disfruta más de la vida".

Tú decías también que ibas aprendiendo poco a poco el checo. Cómo te va ahora? ¿Eres capaz de comunicarte con los checos normalmente ya?

"Sí, voy avanzando, voy estudiandno y me voy comunicando mejor, tengo dificultades, porque estoy empezando, pero sí que me comunico más que antes".

Sandra agrega que, siendo profesoras de español, el aprendizaje resulta para ella incluso más difícil...

"Nosotras somos profesoras de español y los checos tienen muchas ganas de aprender el español, así que es difícil hablar con los checos en checo, aunque resulte extraño, porque la gente quiere practicar con nosotras".

A pesar de que ni Sandra, ni Marta siguen mucho la situación política en la República Checa, ambas se han enterado de la actual crisis gubernamental surgida debido al escándalo financiero del primer ministro, Stanislav Gross, según expresó Sandra.

"Sí algo he leído en las noticias, no estoy enterada de los aspectos exactos por los que le critican al gobierno de Gross... Simplemente por lo que he oído, parece que la gente no está muy contenta con él. No sé si en estos momentos hay una alternativa mejor dentro de la política checa, si hay un personaje apropiado que pueda sustituir a Gross... Pero creo que los checos tienen que tener algo de paciencia, porque en los últimos meses han habido muchos cambios en el país, la entrada en la UE es un cambio superimportante y se necesita tiempo para adaptar todas las instituciones y todas las directivas nuevas que vienen desde Europa. Así que es lógico que se atraviesen situaciones de crisis, creo que es necesario tener paciencia y confiar que en el futuro las cosas irán mejor".

Si sucediera algo parecido en España habría un movimiento social muy grande, la gente saldría a la calle y se manifestaría, opina Marta, agregando que su patria vivió en el pasado situaciones parecidas

"Ha habido ejemplos en España de conflictos parecidos donde se pidió la dimisión de un ministro y lo cierto es que el gobierno del Partido Popular no dimitió, a pesar de que la opinión pública creía que éso es lo que debería hacer. Es parecida la situación en los dos país, ya que tanto España como la República Checa han pasado una dictadura y las democracias en estos países son jóvenes".

Y la última cosa... ¿Vuestros planes para el futuro, Sandra?

"El futuro está abierto totalmente, no pienso en un futuro a largo plazo, a corto plazo pienso continuar aquí en Praga unos meses más y luego después de Praga todavía no lo sé".

¿Y tú, Marta?

"Yo continuaré aquí el año que viene, porque somos becarias del Ministerio de AA.EE. de España y la beca dura tres años, así que a mí me queda todavía un año y medio aquí".

20-04-2005