Ni siquiera tras llevar cinco años en Praga dejo de descubrir cosas nuevas aquí

10-08-2005

Esta vez invitamos al micrófono a Emanuel Mora Iglesias de San José de Costa Rica, que lleva en la República Checa unos cinco años, cursando un doctorado en estudios clásicos en la Universidad Carolina.

Emanuel Mora Iglesias (Foto: autor)Emanuel Mora Iglesias (Foto: autor) Emanuel, hace aproximadamente dos años que te entrevistamos en este programa 'Hola cómo estás', así que la pregunta es, ¿qué es lo que ha cambiado en tu vida desde aquél entonces?

"Pues, mi tesis está cerca de concluir. El checo lo hablo un poco mejor, aunque siempre con muchos errores. Y he envejecido tal vez un poco más (risas)".

¿Me imagino que ya puedes comunicarte en checo sin problemas, no?

"Si es el checo coloquial pues entiendo una buena parte de lo que se me dice, pero si son conceptos de tipo más académico o literario, me es difícil aún".

Cuando termines tus estudios, ¿qué planes tienes para el futuro? Piensas permanecer en la República Checa?

"Me gustaría quedarme aquí un par de años más y trabajar probablemente en el departamento de iberoamericanística en la Universidad Carolina donde me gustaría dar algún curso de historia y sumar algunos puntos para mi currículum".

Hace dos años decías que te impresionó la arquitectura de la capital checa y que al pasar, digamos veinte veces por una calle, siempre encontrabas algo nuevo. ¿Sigue siendo así? ¿O ya conoces la ciudad tan bien que no hay algo que te sorprenda?

Estatua de Bruncvík (Foto: Jaroslav Smrz)Estatua de Bruncvík (Foto: Jaroslav Smrz) "Ayer precisamente estaba caminando con un grupo de compañeros de la Universidad y en una ocasión nos paramos en el Puente de Carlos frente a la estatua de Bruncvík y me contaron la historia de esa escultura, que no la sabía. Según la historia este caballero había pedido consejo a un león para acabar con un dragón y por eso el león de dos colas pasó a ser símbolo del escudo checo. A unos metros después, en el Klementinum había una placa, de la que nunca me había dado cuenta. Una placa de uno de los fundadores de la literatura bielorrusa, es decir alguien quien hizo una traducción de una Biblia. Bueno, no son exactamente detalles arquitectónicos, pero son detalles históricos de una ciudad que siempre es interesante y que nunca se terminan de descubrir. Al menos después de este tiempo que he estado aquí no he terminado de descubrir Praga. Y creo que así va a ser siempre".

Tengo entenido que actúas en un teatro aquí...

"Sí soy actor aficionado, he ayudado para un par de obras en Praga. En Costa Rica nunca he actuado, es aquí donde me dio la vena".

¿Cómo es el público checo? ¿Crees que los checos van con frecuencia al teatro y que se interesan por el teatro?

"Absolutamente, al checo le gusta mucho el teatro. Me parece que el público checo es muy abierto y muy receptivo a ver cosas nuevas. Por todos lados se ven anuncios de nuevas obras del teatro checo, es decir que hay mucha actividad teatral en Praga, eso es obvio".

Si digo República Checa, ¿qué palabra se te ocurre como primera?

"A mí se me ocurren varias cosas: La primera es la cerveza, después probablemente ese león de dos colas que había mencionado antes, el cristal de Bohemia y una sociedad multicultural. Después pensaría, por supuesto en Praga, en el castillo y Maltézské námestí, la placita al pie del castillo donde vivo. Éso son las cosas que se me ocurren, para mí tienen una imagen que ya es entrañable y que pienso que si vuelvo a Costa Rica voy a extrañar mucho".

10-08-2005