Noguera: "Los checos saben lo que sucede en Venezuela"

07-09-2005

En esta ocasión conversaremos con el economista venezolano, José Noguera, representante en la República Checa de la organización opositora SUMATE. Noguera fue vice ministro del Interior durante el gobierno del presidente Carlos Andrés Pérez y desde hace tiempo es profesor de economía en el Instituto CERGE.

¿Cómo llega a la República Checa y qué le lleva a incorporarse a la oposición venezolana?

"Llegué a la República Checa luego de vivir muchos años en los Estados Unidos, donde hice un PhD en la Universidad de Nueva York. Luego trabajé en la Universidad del Estado de Nueva York y en la Universidad de Míchigan, y en el año 1999 regresamos con mi familia a Venezuela, justo el año en que Hugo Chavez llega al poder. Luego llegó la crisis económica a Venezuela, lo que me hizo prácticamente imposible establecerme en mi país y así decidí viajar al extranjero nuevamente para conseguir un buen trabajo".

¿Por qué precisamente Praga?

"Me ofrecieron un trabajo en un instituto llamado CERGE, donde se hacen investigaciones en la esfera económica, sobre los procesos de transición de la economía en países ex comunistas, me pareció un trabajo muy interesante y me vine para acá".

¿Y aquí comienza su actividad como opositor? Tengo entendido que pertenece al movimiento SUMATE, una iniciativa de la sociedad civil venezolana bien expandida en su país.

"Bueno, no fue aquí donde comenzó justamente. El deterioro de la democracia, las instituciones y la economía en Venezuela ha llegado a tal extremo de que en un determinado momento tuve que plantearme la necesidad de hacer algo para rescatar la libertad y la democracia en mi país. Y yo creo que puedo hacerlo, ¿por qué no? Yo me siento obligado moralmente a actuar así. Y es así como entré en el movimiento SUMATE. Y desde Europa he tratado de hacer lo que yo pueda para hacerle conocer al mundo los atropellos que sufren los venezolanos todos los días, en contra de la democracia, de sus instituciones y de la gente".

En concreto, ¿qué respuesta ha recibido de parte de la sociedad checa?

"Yo creo que aquí la gente ha sido receptiva. He escrito algunos artículos en la prensa, he sido invitado a la radio y he tenido mucha aceptación de parte de la gente. Una de las ventajas de enviar mi mensaje desde la República Checa es que se trata de un país cuya gente vivió bajo el comunismo y sabe lo que es una dictadura férrea y cuando uno les habla de lo que ocurre en Venezuela lo comprenden muy bien".

¿Cuál ha sido la respuesta del oficialismo, ha tenido Ud. algún tipo de enfrentamiento con las autoridades de su país debido a sus posturas políticas?

"Bueno, básicamente con la embajada. La embajadora venezolana en una ocasión me respondió un artículo que publiqué en la prensa, comentando unas cifras que publica el Banco Central de Venezuela. Me escribe una carta, en principio descalificándome e insultándome, diciéndome una serie de cosas totalmente incoherentes. A la final no me responde a lo que planteo en mi artículo. Otro que he percibido es que hay venezolanos en Praga que tratan de evitarme, no por tener algo personal conmigo, sino porque perciben que pueden ser víctimas de algún tipo de represión de parte de la embajada o del Gobierno".

¿Y Ud. cree que eso pueda ocurrir realmente?

"Mire, yo espero que no, aunque uno nunca sabe. Conozco varios casos en Venezuela bastante extraños que le ha pasado a gente honorable. Siempre pueden encontrar una forma de meterte en problemas".

¿Piensa regresar algún día a Venezuela?

"Espero algún día regresar a mi país y contribuir al desarrollo de su economía y de sus instituciones. Desafortunadamente me temo que no será posible mientras el régimen de Hugo Chávez exista. Esperaré primero a que la democracia se instale en Venezuela".

07-09-2005