RCh transfiere experiencias en la inclusión de la comunidad gitana

01-06-2005

Esta vez hemos invitado al micrófono a Carolina Fernández, de Madrid, España, que vino a la República Checa para compartir las experiencias en la labor con la minoría gitana, tema que ha ganado considerablemente relevancia en la Unión Europea con el ingreso de los nuevos países miembros. Carolina trabaja desde hace siete años en la ONG española Fundación Secretariado Gitano, que se dedica a hacer programas relacionados con la promoción social de la comunidad gitana, la cual representa el 1,5 por ciento de la población de España.

"La fundación ha tenido un papel bastante activo en el plano europeo desde hace más o menos diez años, participando en programas de la Comisión Europea en los que había redes transnacionales con otros socios europeos. Desde el año 1999 empezó a trabajar en países del Este, los que eran candidatos a la Unión Europea y ahora sois Estados miembros de la Unión. Hay muchos vínculos, aunque parezca físicamente lejos, entre España y países como la República Checa. Por una parte está el número de la población gitana que vive en estos países, que también es bastante numerosa. En el caso de la República Checa es incluso proporcionalmente más alta que en España. Y también por las condiciones de vida, y un poco por lo que comparten los gitanos, la cultura que hay detrás de los gitanos tanto en España como en la República Checa".

¿En qué consiste concretamente el proyecto en que participaste aquí en Praga?

"Estos días lo que ha habido en Praga es lo que se llama en el lenguaje de la Comisión Europea una preview visit. Consiste en que dentro de la Estrategia Europea de Inclusión Social cada Estado miembro elabora un plan nacional de inclusión social que dura dos años y se aprueba por la Comisión Europea. Los nuevos Estados miembros lo prepararon en el año 2000. Incluye todas las políticas, medidas que hay de inclusión social, especialmente para los grupos más desfavorecidos como es el caso de la comunidad gitana. El sistema de la Comisión Europea consiste, entre otras cosas, aparte de los planes nacionales, también en programas de intercambio transnacional, etc., para que los Estados miembros conozcan qué es lo que se está haciendo en otros Estados miembros con ciertas políticas, o bien con gitanos, o bien con discapacitados, o bien con homeless en distintas áreas. Y durante estas visitas el Estado miembro, en este caso la República Checa, propone un proyecto, un caso de buena práctica. En esta visita ha sido un programa de la organización People in Need. Y lo que hace el resto de los Estados miembros es a partir de esa práctica ver qué aspectos se pueden transferir y qué lecciones se pueden sacar de esa experiencia".

¿Y entonces, qué experiencias del proyecto que ha presentado People in Need serían transferibles a la situación en España?

"El proyecto que ha presentado People in Need es un proyecto de trabajadores sociales que trabajan con la comunidad gitana en zonas donde hay mucha población de esta etnia. Hemos visitado tres, uno en Ústí nad Labem, otrao en Kladno o otro en Praga 8. Son trabajadores sociales que atienden específicamente a la comunidad gitana, porque normalmente a los gitanos les cuesta acceder a los servicios y recursos públicos por falta de habilidades sociales, por rechazo, por discriminación, por muchos motivos. Esos trabajadores sociales les ayudan en servicios de intermediación hacia otros servicios públicos, también acompañándoles en ciertas situaciones, para las escuelas, para los servicios sociales generales, etc. Creo que este programa es bastante exitoso, tiene un enfoque muy individualizado hacia las necesidades de cada una de las familias gitanas y que también se trabaja en España. Yo creo que es muy transferible lo que ellos están haciendo aquí a situaciones de extrema pobreza y de marginación que hay en España".

¿Y al revés, qué puede transmitir España a la República Checa, a los gitanos o a esas personas que se interesan por esta problemática?

"Pues, como en todos los países hay buenas experiencias y malas experiencias. De las buenas se puede aprender y de las malas también. Quiero decir, que de los errores de otros también se puede aprender. En España llevamos muchos años trabajando con la comunidad gitana, desde el año 1988 hay un programa de desarrollo gitano. Pues, llevamos muchos años más trabajando con población gitana de lo que se hace en la República Checa y por lo tanto ha habido un avance en ese sentido. No porque seamos mejores ni porque lo sepamos hacer mejor, sino porque llevamos más tiempo. En la República Checa, por lo que yo sé, los servicios sociales y dirigidos con un enfoque más hacia el usuario son bastante recientes porque antes no existía ese tipo de servicios sociales. Por ejemplo, este proyecto de People in Need nació en 1999 o sea que lleva menos tiempo".

01-06-2005