Anny Ondráková, la primera estrella de cine checa

10-07-2004

Esta vez les ofrecemos la semblanza de Anny Ondráková, considerada por los críticos como la primera estrella de cine checa que logró triunfar a nivel europeo, rodando películas en los estudios cinematográficos de Berlín, Viena, París y Londres. Gracias a su espontánea vocación de comediante, Anny Ondráková fue, en los años treinta, la más brillante actriz cómica del cine europeo. En el extranjero actuaba bajo el nombre artístico de Anny Ondra.

"Una chica fenomenal", así se titula el tema que acaban de escuchar en interpretación de Rudolf Cortéz.

Una chica fenomenal- esta característica se la merece indudablemente la protagonista de nuestra narración, la actriz de cine checa Anny Ondráková.

Una carita de ángel, orlada por una mata de rizos rubios...Así apareció Anny Ondráková por primera vez en las pantallas de cine, poco tiempo después del surgimiento de la Checoslovaquia independiente, en 1918. Anny Ondráková que solía ser comparada a la actriz hollywoodiana Mary Pickford, actuó en decenas de películas mudas y sonoras.

En el cine checo, corresponde a Anny Ondráková un papel eminente entre los pioneros que rodaron las primeras películas mudas en condiciones extraordinariamente precarias.

En 1919, año en que se incorporó Anny Ondráková al cine, actuando en la película muda "La dama de pie pequeño", los cineastas checos utilizaban como su primer estudio un barracón de madera que había servido con anterioridad a la fábrica de cerveza del barrio praguense de Vinohrady para secar el lúpulo.

Anny Ondráková nació en 1902 en la ciudad de Tarnow, en el sureste de Polonia, donde su padre prestaba servicio como coronel del Ejército austro-húngaro. La familia se mudaba muy a menudo de una guarnición a otra por todo el imperio de los Habsburgo, del que por aquel entonces formaban parte las tierras checas, país de origen de los padres de la futura actriz.

Uno de los destinos del padre de Anny Ondráková fue la guarnición de la ciudad de Pula que hoy día pertenece a Croacia. Allí la niña adquirió las habilidades que le serían más tarde extraordinariamente útiles en la carrera cinematográfica. En vez de jugar con muñecas, hacía las más locas travesuras con los chicos más pícaros del lugar, aprendiendo incluso a hacer el salto triple tirándose del desván de su casa a un montón de heno.

Una formación utilísima para una futura actriz de cine, indudablemente. A los diecinueve años, la señorita Anny resumiría sus habilidades: "Nado como un pez, monto un cabalo como un cowboy, y quisiera aprovecharlo en el cine".

A finales de la Primera Guerra Mundial, la familia de Anny Ondráková se afincó en Praga, ciudad donde comenzaría su impresionante carrera fílmica. Su primer papel, en la película muda "La dama de pie pequeño", no fue muy grande, pero la crítica se refirió a su actuación en términos elogiosos.

Al enterarse por esta vía de que su hija había actuado en una película, el encolerizado padre de Anny Ondráková propinó a la chica una paliza. Para el severo oficial, el mundo del cine era un mundo de perdición, plagado de tentaciones pecaminosas.

Pero Anny era una chica muy testaruda y, a pesar de la oposición de los padres, optó por la carrera de actriz de cine. Actuó en casi todas las películas mudas checas, protagonizando tanto comedias como tragedias. El público la adoraba en papeles de chica traviesa, en los que exhibía su talento cómico y su destreza deportiva.

Así, desde principios de los años veinte, Anny Ondráková iba de un éxito a otro. Representaba un tipo de chica esbelta que influía también en la moda.

Anny Ondráková penetró en el cine europeo todavía en la era de las películas mudas. Al comienzo de la década de los veinte rodó en Viena y, más tarde, conquistó los estudios cinematográficos de Berlín, París y Londres. Obtuvo el mayor éxito en comedias y películas policíacas, en las que interpretaba papeles de chica moderna.

Anny Ondráková cosechó los mayores triunfos en Alemania. Para el cine anglosajón la descubrió a finales de los años veinte Alfred Hitchcock quién en aquel entonces trabajaba todavía en Londres.

En 1929 Alfred Hitchcock escogió a Anny Ondráková para el papel protagónico de su película "Blackmail", que fue uno de los primeros filmes sonoros ingleses. Parece que la cinta sigue siendo interesante para los cinéfilos, ya que la tienda electrónica amazon.com la ofrece en DVD.

El paso del cine mudo al sonoro puso fin a muchas carreras estelares. No fue éste el caso de Anny Ondráková. La actriz sabía cantar y por eso podía actuar en versiones fílmicas de operetas o interpretar canciones fílmicas.

Su debut en el cine sonoro checo fue la película dirigida por Karel Lamac, "Él y su hermana", de 1931, en la que Anny Ondráková actuó al lado del rey de los actores cómicos checos, Vlasta Burian.

Anny Ondráková se mudó definitivamente a Alemania al contraer matrimonio, en 1933, con el campeón alemán de boxeo, Max Schmeling. La unión de la encantadora estrella de cine con el viril deportista despertaba en el público un desbordante entusiasmo.

Max Smeling había conquistado en 1930 en el Madison Square Garden, en Nueva York, el título de campeón del mundo de todos los pesos. En 1938, al intentar revalidar el título, fue derrotado por el pugilista negro, Joe Louis. Desde entonces, Adolf Hitler no se cansó de dar a entender a Schmeling que, supuestamente, había cubierto de vergüenza a la raza nórdica al dejarse batir por un boxeador negro.

En otoño de 1939 Hitler invadió Polonia. Estalló la Segunda Guerra Mundial. Y precisamente en los años de la contienda se cerró la estelar carrera cinematográfica de Anny Ondráková. Terminada la guerra, la artista rodó su última película en 1952, en Alemania.

Anny Ondráková, una de las primeras estrellas de cine europeas, falleció en 1987, a la edad de 85 años. Gracias a su estupendo sentido de humor y talento cómico, la actriz checa ocupa un lugar de honor en la historia del cine mundial.

10-07-2004