Hugo Haas, el espinoso camino de Brno a Hollywood

20-02-2016

La leyenda del cine checoslovaco de entreguerras Hugo Haas cumpliría el 18 de febrero 115 años de edad. Después de su forzada salida de Checoslovaquia debido a su origen judío, el excelente cómico logró imponerse como actor y director en Hollywood. Su extraordinaria expresión inspiró por ejemplo a Woody Allen.

Hugo Haas y Adina Mandlová, foto: ČTHugo Haas y Adina Mandlová, foto: ČT Hugo Haas nació en 1901 en Brno. Durante sus estudios en el conservatorio anhelaba ser cantante, pero debido a la recomendación de uno de sus profesores, el conocido compositor Leoš Janáček, optó finalmente por el teatro.

Su gran talento cómico le abrió en breve las puertas al cine. En la década de los años treinta brilló en decenas de películas, convirtiéndose en el ídolo de toda mujer. Haas se trasladó definitivamente a Praga, donde disfrutó de una salvaje vida bohemia. Son míticas sus fiestas en compañía de conocidas actrices como Lída Baarová y Adina Mandlová y otras divas de la época dorada del cine checoslovaco.

La amenaza nazi

Karel Čapek y Hugo Haas en el papel del doctor Galén, foto: ČTKarel Čapek y Hugo Haas en el papel del doctor Galén, foto: ČT Haas, que formó parte del elenco del Teatro Nacional, no lució exclusivamente su talento cómico, sino que sobresalía asimismo en obras dramáticas. De hecho, una de sus interpretaciones más conocidas es el papel del doctor Galén, protagonista de la famosa obra de Karel Čapek 'La Enfermedad Blanca' ('Bílá nemoc'). Haas se encargó incluso de llevar la obra de teatro a la pantalla en el papel de director. Esta alegórica denuncia contra el fascismo, que amenazaba al Viejo Contiente, como si presagiara el inmediato destino de Haas.

La persecusión antisemita, que se expandió después de la anexión de una tercera parte de Checoslovaquia a la Alemania nazi, puso fin a la prometedora carrera fílmica de Haas, según explicó a Radiodifusión Checa el autor de la biografía del actor, Pavel Taussig.

“Por su origen judío fue despedido del Teatro Nacional antes de la ocupación de Checoslovaquia por los alemanes nazis. Después decidió refugiarse con su esposa en Francia, pero resultó ser un camino muy complicado”.

Hugo Haas  (el doctor Galén) en la película 'La Enfermedad Blanca', foto: ČTHugo Haas (el doctor Galén) en la película 'La Enfermedad Blanca', foto: ČTLa fuga se hizo aún más difícil por tener que dejar en Checoslovaquia a su hijo de cinco semanas de edad, ya que estaban preocupados por su seguridad. El pequeño se quedó con sus familiares. El reencuentro con padres tardó siete años.

En el país galo Hugo Haas logró rodar tres películas antes de que las tropas nazis se acercaran a la capital francesa. La pareja se vio obligada a volver a hacer maletas. Tras una corta estancia en España y Portugal, en 1940 el matrimonio decidió probar suerte en ultramar.

Como uno de los pocos actores checoslovacos, Hugo Haas celebró éxitos en Estados Unidos, señaló Taussig.

“Aprendió a hablar muy bien inglés, pero no logró librarse de su acento eslavo. Este hecho le condenó a desempeñar sobre todo papeles de extranjeros. No obstante, sus interpretaciones eran excelentes. Todo el mundo admiraba su expresión civil, concisa y moderna”.

Grandes éxitos en Hollywood

Pavel Taussig, foto: ČTPavel Taussig, foto: ČT Desde el mismo comienzo, Haas actuó en el Teatro Checoslovaco de Chicago para sus paisanos, afincados en ultramar. Su gran talento no pasó desapercibido, y el actor en breve recibió la oportunidad de subir al escenario de Broadway de Nueva York. De allí faltaba solamente un paso para abrirse camino a Hollywood, donde interpretó decenas de papeles, actuando al lado de las estrellas como John Wayne y Gregory Peck. Este último estaba pasmado con la expresión dramática del actor checoslovaco y no era el único, apunta Taussig.

“Aquí no es muy conocido el hecho de que entre los grandes fans de Hugo Haas estaba también Woody Allen. En sus películas emplea cuadros “a lo Haas”, es decir, que el protagonista pronuncia lo que tiene que decir en el marco de su papel, pero después murmura algo con lo que derroca lo que había dicho antes”.

Hugo Haas destacó en Hollywood también como director. Tras ahorrar recursos de sus actuaciones fílmicas, alquiló los antiguos estudios de Charlie Chaplin donde se puso a rodar una película tras otra.

'El Vigilante N° 47', de izquierda: Beverly Michaels, Allan Nixon y Hugo Haas, foto: YouTube'El Vigilante N° 47', de izquierda: Beverly Michaels, Allan Nixon y Hugo Haas, foto: YouTube El mayor éxito lo celebró con su filme 'Pick Up', que fue inspirado en la novela 'El Vigilante N° 47' ('Hlídač č. 47') del escritor checo Josef Kopta. Haas realizó numerosas películas a base de sus propios guiones, que a menudo marcaban los temas de la vida lejos de su patria.

El director checoslovaco empezó a encontrarse en el punto de mira de muchas ambiciosas actrices de Hollywood. Según los recuerdos de su esposa María, Haas recibió la visita de una actriz vestida solo en un abrigo de piel. Esta mujer se hizo posteriormente famosa como Marilyn Monroe.

Extrañaba su tierra, pero no quería volver

Hugo Haas carecía de información sobre sus familiares a lo largo de la Segunda Guerra Mundial. En 1945 se enteró de que su padre y su hermano habían fallecido en una cámara de gas. Esta triste noticia le causó numerosos problemas psicológicos que se reflejaron en su estado físico.

Hugo Haas, foto: archivo de la Radiodifusión ChecaHugo Haas, foto: archivo de la Radiodifusión Checa En los años sesenta Haas volvió a instalarse en Europa, primero en Italia desde donde se trasladó a Viena. En la capital austríaca se dedicaba al rodaje de películas para la televisión. A pesar de echar de menos su país natal, no quiso volver. Según recordó, habría sido muy difícil volver a instalarse en un país donde habían sido asesinados sus familiares. En una ocasión, sin embargo, volvió a visitar su querida tierra, según recordó para la Radiodifusión Checa.

“Llegó una invitación para actuar en el Teatro Nacional en el marco de su 85° aniversario. Les dije que no podía. Pero luego llegó una segunda invitación, luego una tercera... Así que finalmente lo acepté. Tomé el tren y el corazón me latía. Y llegué a Praga”.

Desde su esplendor en las pantallas de cine pasó más de un cuarto de siglo. Tras llegar a la capital checa, Hugo Haas estaba asombrado que la gente seguía reconociéndole, según recordó.

Hugo Haas, foto: ČTHugo Haas, foto: ČT “Les digo sincelaremente una cosa. Es precioso que después de 25 años uno no haya caído en el olvido, que la gente recuerda que existo”.

Después de su visita aparecieron rumores de que Haas podría volver a las pantallas checoslovacas. No obstante, la invasión de las tropas soviéticas en 1968 puso fin a estas esperanzas. El mismo año, Hugo Haas falleció a los 67 años en Viena.

20-02-2016