Karel Ancerl, director estelar de la Filarmónica Checa

01-02-2003

En esta edición les presentaremos a Karel Ancerl, el primer director de orquesta checo de talla mundial.Con una sola excepción, a lo largo de este programa escucharán grabaciones que Karel Ancerl realizó con la Filarmónica Checa que se convirtió bajo su batuta en una de las mejores orquestas mundiales

Karel Ancerl nació en 1908 en el pueblo de Tucapy, en Bohemia del Sur.Sus padres deseaban que fuese abogado, pero el joven prefirió inscribirse en el conservatorio de Praga donde estudió violín, composición y dirección.En el concierto de fin de curso, en 1930, dirigió con brillantez la Filarmónica Checa.

Sin embargo, a principios de los años 30 Karel Ancerl era más bien conocido por el público teatral. En aquel entonces el joven aceptó la oferta del Teatro Liberado de Praga para dirigir la orquesta de esa casa teatral de vanguardia.

El deseo de dirigir una orquesta grande se cumplió para Karel Ancerl en 1933 al ser encargado de la dirección de la Orquesta de la Radio Checoslovaca. Ancerl resultó un director de orquesta ideal para los conciertos transmitidos en vivo desde el estudio.

Con la ocupación nazi de las tierras checas, en la vida de Karel Ancerl se produjo un trágico giro. El primer día de la ocupación, el 15 de marzo de 1939, el artista fue despedido de la Radio. Regresó con la esposa a su pueblo natal de Tucapy, pero el destacamento local de las SA lo expulsó. Ancerl se refugió entonces en una aldea donde trabajó como leñador.

Ello no le ayudó a escapar a la persecución.Fue detenido e interrogado por la Gestapo. Entonces la maquinaria represiva nazi todavía lo soltó y Ancerl empezó a trabajar como obrero.

Sin embargo, pasado algún tiempo, los nazis volvieron a detener a Karel Ancerl y, con toda su familia, fue deportado al gueto judío de Terezín. Durante la ocupación nazi perdió a su mujer, a su hijo pequeño y a sus padres que perecieron en las cámaras de gas.

Karel Ancerl escapó a la muerte por muy poco. Fue deportado al campo de concentración de Gross Rosen y después a Friedland donde en una fábrica subterránea trabajaba en la producción de hélices. El 9 de mayo de 1945 Ancerl y los demás presos fueron liberados por el Ejército Rojo. El artista regresó a Praga en andrajos y con los pies hinchados, pero con la firme voluntad de comenzar de nuevo.

Gracias a su perseverante y dinámico carácter, resistente a todas las vicisitudes, Karel Ancerl regresó a la música tras un intervalo de seis años, impuesto por la ocupación nazi.Del compositor Alois Hába recibió la oferta de dirigir la orquesta de la recién surgida Ópera del 5 de Mayo, en Praga.

En 1947 Karel Ancerl vuelve a la Radio donde se desempeña como director titular de la Orquesta Sinfónica de la Radiodifusión Checoslovaca. Realiza con ella grabaciones de obras de Federico Smetana, Antonín Dvorák, Josef Suk, Leos Janácek y Vítezslav Novák, creando la primera fonoteca de la Radio Checoslovaca.

En 1950, Karel Ancerl fue nombrado director titular de la Filarmónica Checa y al frente de la primera orquesta checa estaría 18 años. A pesar de los obstáculos resultantes de la existencia del telón de acero que dividía Este y Occidente, Ancerl transformó la Filarmónica Checa en una de las mejores orquestas del mundo.

La Filarmónica Checa actuó bajo la batuta de Karel Ancerl en Estados Unidos, Nueva Zelanda, Australia, Japón, India, China y en prácticamente toda Europa.

En 1968 Karel Ancerl cumplía 60 años. Estaba en el auge de su carrera y tenía fuerzas suficientes para interpretar con la Filarmónica Checa nuevas joyas musicales, pero el 21 de agosto de 1968 llegaron los tanques soviéticos para aplastar el intento democratizador de la Primavera de Praga.

Temiendo las persecuciones, Karel Ancerl optó por el camino del exilio. Lo acogió Canadá donde se desempeñaría como director de la Orquesta Sinfónica de Toronto hasta su muerte en julio de 1973. Ancerl murió lejos de su patria a la edad de 65 años.

Los melómanos nacionales y extranjeros no han olvidado a Karel Ancerl. Y precisamente el interés del público impulsó a la discográfica checa Supraphon a seleccionar de sus riquísimos archivos una representativa serie de grabaciones que Karel Ancerl realizó con la Filarmónica Checa. Su calidad es impresionante.

Karel Ancerl Gold Edition en CD contiene 42 álbumes. 12 de ellos ya han sido lanzados al mercado y la edición se prolongará hasta el 2005. Karel Ancerl Gold Edition se abre simbólicamente con la grabación del ciclo de poemas sinfónicos "Mi Patria", de Federico Smetana, realizada en 1963.

Todas las grabaciones de la Gold Edition de Karel Ancerl están masterizadas. Se trata de toda una fonoteca de música clásica en la estupenda interpretación de la Filarmónica Checa que presenta a Karel Ancerl como un director de orquesta de talla mundial.

01-02-2003