Aumenta la violencia en los estadios deportivos checos

28-05-2004

'Hooligans' en Opava, foto: CTK'Hooligans' en Opava, foto: CTK En los estadios checos aumenta la violencia. Mientras que el año pasado los casos de agresión en los estadios eran más bien aislados, este año los "hooligans" se han permitido mucho más. Durante varios encuentros de la Primera División de Fútbol, los hinchas destruyeron asientos en las gradas, han dañado vagones de los trenes y autobuses del transporte público. Las pérdidas materiales alcanzan miles de euros.

Sobre el tema conversamos con Jan, de la ciudad de Benesov, un gran hincha del fútbol y también apasionado jugador en forma recreativa. Jan afirma que los "hooligans" no tienen nada en común con los verdaderos hinchas.

"Algunos de los hinchas lamentablemente confunden los estadios de fútbol con campos de batalla. Olvidan que están allí para seguir el partido. Que a veces se peleen los futbolistas, eso es normal, eso forma parte del juego, pero que los hinchas dañen las instalaciones del estadio e incluso los medios de transporte, eso es inaceptable. A esos hinchas no les interesa el juego y al estadio van con el propósito de provocar una pelea, causándoles alegría cuando destruyen el estadio".

Jan sostiene que, a pesar de ser un gran aficionado al fútbol, dejó de ir a los estadios y prefiere seguir los partidos por televisión. No quiere presenciar las peleas en los estadios. Los hinchas del club Baník de Ostrava son los que tienen peor fama, afirma Jan. En su opinión el comportamiento agresivo en los estadios no tiene nada en común con el deporte.

"No, en absoluto tiene que ver con el deporte. El deporte queda en segundo plano, aunque claro, también a los hinchas agresivos les gustará seguramente cuando gana su club favorito. Me sorprende que, a pesar del alto nivel de desempleo que se registra en Moravia del Norte, la mayoría de los hinchas de esa región no parece tener escasez de finanzas pues viajan por todo el país, consumen bebidas alcohólicas y luego destruyen lo que se les ponga en el camino. Hubo casos incluso de ataques contra personas que nada tenían que ver con el fútbol. Todo eso, creo, debería ser tratado por los Tribunales o por psiquiatras".

En opinión de Jan, la Policía y los órganos oficiales checos deberían hacer frente a la creciente violencia en los estadios y adoptar medidas eficaces contra los "hooligans".

"Es necesario que se adopten duras medidas contra ellos. Se me ocurre que sería posible seguir el ejemplo de Inglaterra, donde, según me enteré, al haber violencia durante un encuentro de fútbol, allí mismo, en el estadio, se lleva a cabo el proceso judicial contra los antisociales. Algo semejante podría hacerse en la República Checa y estoy seguro que con ello habría menos violencia en los estadios".

Jan es optimista y a pesar de lo ocurrido durante los últimos meses, confía en un mejoramiento de la situación en el fútbol. Espera con ansiedad poder volver a un estadio para seguir de cerca un partido de fútbol sin ser molestado por los "hooligans".

"No será fácil, pero confío en que se logrará superar esta crisis. Deberán cambiar principalmente los hinchas, su modo de pensar. Tendrán que aceptar las reglas del deporte y aprender a respetar al adversario".

Sobre la creciente violencia en los estadios checos hemos conversado en A Toda Marcha con Jan, de la ciudad de Benesov, Bohemia Central.

Y ¿qué opinan, ustedes, amigos, sobre el tema?

28-05-2004