Crece la violencia en los estadios checos

06-06-2003

Comisión de fair play de hockey in-line discuta la causa de Domimik Hasek, foto: CTKComisión de fair play de hockey in-line discuta la causa de Domimik Hasek, foto: CTK Mientras que en Europa Occidental se dan cada vez menos casos de violencia en los estadios deportivos, en la República Checa la situación se torna cada vez peor. Hace poco, el famoso jugador checo de hockey sobre hielo, Dominik Hasek atacó a un rival en la cancha. En otra oportunidad, durante un partido de la Primera División de fútbol checa entre el Sparta Praga y el Bohemians Praga, un hincha de este último atacó a puñetazos al árbitro asistente. Sobre el tema conversamos con Jan, de la ciudad de Benesov, un gran hincha del Club Sparta Praga.

¿Qué dice Jan ante tanta violencia en el deporte checo?

"No me gusta en absoluto. Pero, si bien recuerdo, siempre ha habido alguna violencia en los estadios, aunque nunca de estas dimensiones. No, no puedo estar de acuerdo con algo semejante. Si comparo nuestros estadios con el exterior, me parece que en otros países europeos los hinchas tienen mayor cultura, gritan, insultan, pero no atacan, aunque, claro, también pueden haber excepciones".

Jan criticó también el comportamiento de los hinchas checos hacia los jugadores de color que se desempeñan en varios clubes de la RCh. Dijo que presenció tales manifestaciones de racismo en los estadios. Jan afirma que esos casos afectan al fútbol checo.

"Por supuesto que lo afectan. En primer lugar, los insultos hacen daño a los jugadores de color. Es difícil rendir buenos resultados si no se tiene el apoyo de los hinchas y si el jugador se ve expuesto a ese tipo de presiones. Y, en segundo lugar, afectan al fútbol como tal. Esto lo confirma el reciente caso del hincha del club Bohemians Praga que atacó al árbitro asistente. A raíz de ello, el árbitro principal interrumpió la contienda, resultando ganador el Sparta Praga. Y el Bohemians Praga pasa a la segunda liga, además de tener que pagar una multa. En vez de un buen juego, los hinchas presenciaron una pelea con tristes consecuencias. El escándalo impulsó también a otras medidas".

Jan se refirió a la ley que preparan algunos diputados con el fin de hacer frente a la agresividad en los estadios e indicó que comparte la opinión de que es indispensable fijar ciertos límites. Al plantear su opinión sobre el comportamiento del hincha del Bohemians Praga, Jan fue explícito.

"Yo también soy hincha y sé que a veces es difícil aceptar que mi club esté perdiendo. Me imagino que su reacción fue espontánea, que no quería hacer mal a nadie, pero aún así no lo justifico. Entendería que insultara a gritos al árbitro, pero saltar a la cancha y atacar a puñetazos, eso nunca. Una persona así debería buscar ayuda de un especialista", opina Jan.

¿Cómo impedir entonces que la violencia llegue a ser algo común y corriente en los estadios deportivos checos?

"No es un asunto fácil. En primer lugar algunos fans deberían cambiar y asumir otra actitud hacia el deporte. Concebirlo como una forma de diversión y no como una lucha abierta por el liderato. También es necesaria una ley que reaccione al comportamiento de los hinchas e igual de importante es que los organizadores de los encuentros deportivos sean más activos y asuman mayor responsabilidad. Pero, claro, no se puede esperar que todo cambie de la noche a la mañana".

En A Toda Marcha hemos conversado esta vez con Jan, de la ciudad de Benesov, Bohemia Central, sobre la violencia en los estadios checos.

¿Y, qué opina usted sobre el tema?

06-06-2003