Me da frío el frío

15-10-2004

Los checos comienzan poco a poco a prepararse para la llegada del invierno. Sobre este tema conversamos con Renata, vecina de Praga, sobre cómo se prepara ella y sus compatriotas para la llegada del frío.

Antes que nada, dime... ¿Te gusta la temporada invernal?

"A decir verdad, la detesto. Tengo mucho más inclinación por los meses cálidos del año, me gusta el sol, bañarme en el mar. En el invierno es a veces muy incómodo tener que andar con kilos de ropa encima, paso casi toda la temporada enferma, además me aburre la monotonía del cielo gris. Me deprime. En todo caso, creo que la gran mayoría de mis compatiotas disfrutan del invierno, van a las montañas a practicar deportes como el esquí, a los niños les gusta jugar con la nieve, etc. Yo creo que debo ser una checa medio atípica"

Algunos expertos pronostican que el invierno este año será más crudo y más largo que el del año pasado.

"Tienen razón, el frío este año ha llegado mucho más pronto que en ocasiones anteriores. Recuerdo que en octubre del año pasado todavía amanecía soleado, no hacía calor, pero al menos nos podíamos permitir pasar tiempo al aire libre, dar paseos por los bosques... algo que a los checos nos gusta mucho, especialmente a quienes tenemos mascotas. Mira, es cosa de asomarse por la ventana, ahora mismo está lloviendo y los cielos están cubiertos de nubes. Ah, y según los pronósticos del tiempo, las temperaturas deberían alcanzar esta noche los cero grados centígrados".

¿Crees que afecta en la personalidad de los checos la llegada del frío?

"De seguro, y lo noto no solamente en mi sino en la personalidad de mis amigos, vecinos, colegas. Se produce un cambio muy drástico en las relaciones interpersonales: creo que los dependientes de las tiendas son menos amables, la gente sufre un poco de depresión y lo refleja en el trabajo con actitudes más frías hacia los colegas. Yo, que no puedo negar que lo paso mal los meses de invierno, no suelo deprimirme tan fácilmente. Trato de compartir más con mi familia, estar más unido a mis amigos y esa terapia sin duda funciona. Ah, y algo muy importante, paso más tiempo junto a mi perro (risas)"

¿Y tu perrito se prepara también para el invierno?

"Bueno, en realidad el mío es un caso diferente porque a mi perro le gusta el frío, la nieve, y jamás se enferma. Pero tengo muchos amigos que se preocupan mucho por la salud de sus mascotas y de que no pasen frío durante esta temporada. Recuerdo una anécdota divertida. Me contaba mi vecina que su perro, un salchicha de 11 años de edad, se deprime con la llegada del invierno. No come, no quiere salir de casa y se pone agresivo. Dice que fue tanta la preocupación que tuvo que llevarlo al veterinario, donde le recomendaron un "tratamiento" especial, que consistía en mayor atención, le recomendaron comprarle ropa abrigada, entre muchas otras cosas. Como puedes ver, los perros y los humanos tenemos mucho en común".

¿Hay algún cambio en el menú de los checos durante el invierno?

"Seguro que si, los checos comen mucho más platillos que contienen cerdo, comidas más grasosas, y especialmente toman mucho más alcohol que en otras épocas del año. Según sé, los fabricantes de licores aumentan notablemente sus ventas durante esta época del año, en particular se toma mucha Vodka, Slivovice, un destilado típico checo, tequila, etc. Yo, en lo personal trato de comer mucha fruta y vitaminas, porque tengo facilidad para resfriarme, y así aumentar un poco las defensas de mi organismo".

¿Cómo acondicionan los checos sus casas antes de la llegada del frío?

"Hay mucha diferencia entre el campo y la ciudad. En Praga, donde yo vivo, la mayoría de las personas habita en departamentos y raramente carecen de condiciones mínimas para soportar las bajas temperaturas invernales. Me refiero a la calefacción, un sistema de aislamiento de la humedad más firme, ventanas dobles, etc. No hay tanta necesidad de acondicionar la vivienda. Mientras en el campo muchas de las grandes casas se calefaccionan con leña, es decir, hay que prever antes el abastecimiento de leña. En mi casa de campo desconectamos el agua si estamos en la ciudad para que no se congelen las tuberías porque el frío las rompe, hay que hacer muchos arreglos en el jardín, como recoger hojas para que no se pudran, meter las plantras a la casa, etc. Bueno, ese es el panorama para el invierno... ¿Ahora comprendes por qué no me gusta?".

En A Toda Marcha conversamos con Renata, de Praga, sobre cómo se prepara para la llegada del frío.

15-10-2004