Perú es maravilloso

30-09-2005

Por tercera vez nos encontramos en este programa con la arqueóloga Eva Farfánová Barriosová, que pasó 28 años de su vida en Perú. Y ya que sus experiencias en este país andino fueron realmente muy ricas, decidió compartirlas con los demás escribiendo para los lectores checos el libro "Estampas peruanas".

Ud. escribe en el prefacio de su libro "Estampas peruanas" que el Perú es un país al que Dios le obsequió con todo, que tiene mar, montañas altas, valles profundos ... ¿Cuál es su lugar preferido en Perú, un lugar que se le haya pegado al corazón?

"A mí me encantan Los Andes, la sierra. La sierra realmente es maravillosa y hay muchos lugares todavía donde el hombre no tuvo ninguna presencia, donde el hombre viene y pasa. Es realmente fantástico. Es todavía la naturaleza virgen, tal como Dios la creó. Después me gustó muchísimo la costa Norte en los alrededores de Chiclayo. Hay allí muchísimos monumentos arqueológicos, en los valles. Por ejemplo, el valle del río Reque es muy hermoso, y más arriba en los valles donde el río toma otros nombres. El valle del río Chancay, por ejemplo, es muy hermoso y allí también tengo muy buenos amigos".

Perú es la tierra prometida de los arqueólogos, pero le faltan los recursos para invertir en las excavaciones.

"Es un problema. En el Perú faltan hospitales, faltan escuelas, entonces si el gobierno tiene algún dinero lo dedica para estos propósitos. La arqueología está en la lista muy atrás, hasta en la cola".

¿Cree que esta situación podría cambiar? ¿Podrían, por ejemplo, expertos checos ayudar a los peruanos? ¿Existe una cooperación en este sentido?

"No, realmente por parte checa no. En el Perú están trabajando arqueólogos norteamericanos de diferentes universidades estadounidenses, también arqueólogos japoneses y algunos años vienen alemanes, pero por un tiempo muy corto y muy raras veces. Y nadie más. Entonces, los peruanos tienen que buscar dinero en otros lugares, de algunas donaciones. Yo trabajé mucho con donaciones, pero allí el problema es que se acaba el dinero y en ese momento tiene que acabarse la excavación también, aunque uno esté en lo mejor. Al contrario, los norteamericanos, los japoneses, vienen con bastante dinero, con los mejores equipos. Pero los arqueólogos peruanos siempre están allí en segundo lugar, ese es el problema. Todos los méritos se los llevan los extranjeros".

Ahora vive otra vez en la República Checa. ¿Querría regresar a Perú y volver a vivir allá?

"A vivir ahora ya sería un poco difícil, porque prácticamente ya no tengo allí nada. El departamento que tenía lo vendí, ya no hay dónde vivir, dejé mi trabajo, entonces para comenzar ya sería difícil. Y especialmente en la situación económica en que el Perú se encuentra ahora".

¿Y a qué se dedica en la actualidad? ¿Qué proyectos tiene para el futuro? ¿Otro libro?

"Sí. A mí me gusta cocinar. Entonces, acabo de terminar un libro de cocina peruana al estilo checo. Las recetas las he adaptado a los ingredientes que tenemos posibilidad de conseguir normalmente en las tiendas en la República Checa. Y estoy comenzando a trabajar en otro libro, esta vez de Historia peruana. Desde los comienzos que conocemos más o menos hace 20 mil años antes de Cristo, hasta el año 1438. Es el año cuando subió al trono el Inca Pachacutic. Con este año quisiera terminar este libro y el siguiente estaría dedicado exclusivamente al Imperio de los Incas".

¿Cree que los checos se interesan por el Perú?

"Yo creo que sí. He hablado con varias personas que visitaron el Perú y que se quedaron encantados con del país. Les gustó muchísimo y muchos me han dicho que quieren volver".

30-09-2005