¿Se interesan los jóvenes checos por la política?

13-12-2002

A más de una década de los cambios democráticos en este país, que se caracterizaron por una amplia participación de la ciudadanía en los acontecimientos, parece como si la política dejara de interesar a los checos. Un testimonio elocuente de ello son los bajísimos índices de participación en las últimas elecciones parlamentarias y comunales, celebradas en el verano y otoño del presente año.

A lo largo de la historia, una importante fuerza motriz de los cambios sociales ha sido la juventud. ¿Pero, cómo es la juventud checa contemporánea? ¿Se muestra indiferente hacia la política? Sobre este tema conversamos con Martín, estudiante universitario de 23 años y Jan, pequeño empresario de 30 años.

"A mi parecer que hay jóvenes que se interesan por ella y otros no. Tengo amigos que ni siquiera quieren oír hablar de política y a otros ese tema les es indiferente y dicen que siempre seguiremos adelante de alguna manera. Pero la mayoría de mis amigos, que son estudiantes universitarios, sí se interesan por la política. En fin, hay de todo", señaló Martín.

Martín matizó que personalmente sigue con regularidad los noticiarios para saber lo que pasa en el mundo y, en especial, en su país.

"Es natural que me interese sobre todo el acontecer en la República Checa, ya que del futuro de este país dependerá también el mío. Si no me interesara por ello, significaría que todo me es indiferente y eso no es cierto, en absoluto".

Mientras que Martín está, por decirlo de algún modo, "metido" en la política, Jan no se muestra tan entusiasmado con el tema.

"Me interesa quién está en el Gobierno, quién asumirá la presidencia del país y cosas así, pero no puedo decir que sea aficionado a la política".

¿Puede un ciudadano checo influir de alguna manera en la política nacional?

"Estoy seguro que sí, cada ciudadano puede aspirar a un cargo público en su municipalidad, y llegar incluso a ser elegido al parlamento. Creo que cada checo que tenga un interés real por trabajar en cargos públicos, dispone de posibilidades suficientes para hacerse valer," afirma Martín.

"Hasta cierto punto cada ciudadano puede influir en los acontecimientos internos de su país por medio de su participación en las elecciones. Pero, en lo demás, un ciudadano corriente queda fuera del juego de los políticos", opina Jan.

Martín y Jan afirmaron participar regularmente en las elecciones, considerándolo de un deber ciudadano. Mientras que Martín señaló preferir los partidos del centro y de izquierda, Jan demoró en responder.

"Si la situación en la RCh se asemejara a la de Francia, Alemania o Suecia, por ejemplo, me daría igual quién esté al frente de este país. Pero no es así, por lo que mi voto va a los partidos de derecha. Lo que rechazo rotundamente son las formaciones extremistas, tanto de izquierda como de derecha", indicó Jan.

En los comicios municipales de este año, Martín fue electo concejal en uno de los barrios de Praga, en tanto que candidato independiente. ¿Cómo asume esta responsabilidad?

"Es la primera oportunidad que tengo de participar activamente en la vida política de este país. Creo que eso es muy importante, porque la experiencia de esta labor me puede ser muy útil en el futuro".

Martín se refirió también al camino que, en su opinión, debería seguir la República Checa.

"Para mí, el futuro de este país está en la Unión Europea. Somos parte de Europa y debemos convivir y cooperar en el marco de este continente. La adhesión a la UE nos traerá muchas ventajas. A la vez deberíamos ser un socio con igualdad de derechos respecto a los demás países y no aceptar ninguna discriminación".

Sobre la actitud de los jóvenes de la República Checa hacia la política hablamos en A Toda Marcha con Martín y Jan, representantes de la joven generación.

13-12-2002