Todos somos iguales

25-03-2005

¿Según qué se reconoce cómo es una persona? ¿Según el color de su piel, su religión o los cuentos de hadas que leía en su infancia? Todos estos aspectos pueden influir en la cultura de uno, pero no nos dicen realmente a quién tenemos por delante. Para ello hace falta empezar a comunicarse. Facilitar el diálogo entre diferentes culturas presentes en la República Checa es uno de los objetivos principales del Centro Multicultural de Praga. En esta A toda marcha conversamos con Katerina Brezinová, directora de los programas del Centro Multicultural de Praga, cuyos integrantes afirman: "Todos somos iguales, pero cada uno a una manera un poco diferente".

Ud. es una de las cofundadoras del Centro Multicultural de Praga. ¿Cómo y porqué surgió esta institución?

"El momento en que se creó el Centro Multicultural de Praga fue muy importante en cuanto a la transición social de la sociedad en la República Checa. Se trataba de la segunda mitad de los años 90 en que la República Checa se estaba abriendo al resto del mundo después de cuarenta años de cierre debido al régimen comunista. Esa apertura, que se celebraba mucho, significó también la llegada de gente de otros países de una forma más masiva de lo que se había acostumbrado aquí en la segunda mitad del siglo 20. Entonces, en ese momento se creó el Centro Multicultural como una propuesta y como una iniciativa destinada a tratar los temas de la convivencia intercultural entre la gente de distintos países, culturas, estilos de vida, creencias, etc."

¿Para fundar este centro se inspiraron en iniciativas similares de otros países, los países vecinos o los de Europa Occidental?

Centro Multicultural de PragaCentro Multicultural de Praga "Sí, podríamos decirlo de esta forma. Yo estuve trabajando antes, en la primera mitad de los años 90, en los EE. UU., en México y en España. Esos son sitios de mucho intercambio cultural, de mucho ir y venir de gente de distintos países. Entonces, allí había visto iniciativas, centros de investigación, centros de acción cultural e intercultural en muy distintos niveles y de muy distintas formas de acción, inspirándome para crear una iniciativa semejante en la República Checa".

¿Qué programas prepara el Centro Multicultural de Praga para el público?

"La programación del Centro Multicultural de Praga es variada. Hacemos proyectos de investigación, organizamos eventos destinados a ilustrar al público general sobre distintas culturas que viven en el territorio checo, hacemos también debates públicos de formas muy poco ortodoxas, como por ejemplo unos que se llaman ´rap-fight´ - ´batalla de rap´. Es una forma muy popular entre los adolescentes que de otra forma no estarían realmente muy interesados en hablar de los temas de racismo, migración, tolerancia, etc. Todo eso suena más bien aburrido si uno no llega con un formato más propio".

¿Cómo debemos imaginarnos estas ´batallas rap´?

"Es un debate de hecho en el que hay dos equipos que intentan hacer defensa en el estilo rap, como una batalla entre dos equipos de rap, como una canción de ´raperos´. Y de lo que están hablando son los temas de racismo, migración, convivencia intercultural, etc. Es decir una forma muy ligera, muy popular, muy accesible a esos jóvenes inspirados en los ídolos de la cultura popular checa y norteamericana y hablando al mismo tiempo de temas bastante graves".

Entonces, a sus actividades asisten jóvenes ... Y aparte de ellos ¿acude también gente mayor, son más bien mujeres u hombres, se puede definir el público que asiste a las actividades del Centro Multicutural?

"Podríamos definirlo como el público interesado, pienso. Entre la gente que atiende nuestras actividades suelen haber más bien gente joven, digamos, de menos de cuarenta años. Hay actividades más especializadas, proyectos de investigación donde la edad realmente no tiene ninguna importancia. Allí los especialistas son los que son. Para la gente mayor estamos preparando actualmente una serie de debates vinculadas a una exposición muy interesante del fótografo brasileño Sebastiao Salgado. Organizamos ya la segunda exposición de este fotógrafo en la República Checa. La primera destinada a las migraciones internacionales tenía muchísimo éxito. La exposición que preparamos actualmente se celebrará en cinco ciudades de la República Checa. Allí abarcamos a una audiencia de muy distintas edades".

25-03-2005