Traducir es mi hobby

10-06-2005

De profesión es economista y la traducción es solamente su pasatiempo. Solamente entre comillas, cabe decir. Traduce del español, inglés, portugués y francés. El español quería aprenderlo ya de niño. Le gusta como suena este idioma, le gusta España y su gente. "Quería expresar esta predilección mía en forma de traducciones", afirma el traductor checo, Petr Pomezný, con el que conversaremos en esta A toda marcha.

Petr Pomezný (Foto: autora)Petr Pomezný (Foto: autora) Cuando uno es niño sueña con llegar a ser piloto, actriz ... ¿Ud. siempre ha querido hacerse traductor?

"Bueno, las traducciones son una de mis actividades predilectas, pero yo nunca he querido ser traductor solamente. Traduzco con mucha alegría, pero hago otros trabajos que me gustan también".

¿Se acuerda de su primera traducción?

"Es muy difícil decir lo que fue la primera traducción. Pero si me pone la pregunta, yo le contesto. Una de mis primeras traducciones fue una canción checa que traduje al español y cuando la presenté a los españoles, se reían porque no daba ningún sentido".

¿De qué canción se trataba?

"Era una canción de nuestros compositores famosos hace unos treinta años, Suchý y Slitr, y esta canción se llamaría en español ´el bicho de seda´, ´bourec morusový´ en checo, pero del título exacto ya no me acuerdo. La canción dice ´Kdybych byl bourec morusový, byla bys samé hedvábí´ [Si yo fuera un bicho de seda, tú serías no más que seda.]. Es muy difícil expresarlo en español".

¿Qué géneros de literatura prefiere traducir?

"Como se ve yo traduzco la literatura de las bellas artes, es decir sobre todo novelas, pero en el pasado traduje también algunos poemas latinoamericanos y españoles. Como no soy poeta los tradujimos con un amigo mío checo que estudió el español y que al mismo tiempo es poeta. Tradujimos algunas obras de Rubén Darío y de otros".

¿Tiene un autor favorito o una obra que desearía traducir?

"No, no tengo ningún autor favorito. Lo que se me ofrece, yo lo juzgo, si es buena la obra, la traduzco después, pero no se puede decir que tenga un autor preferido. Una de las razones es que las obras de la mayoría de los autores españoles tradicionales ya aparecieron en checo, entonces no es necesario traducirlas, si no se trata, por ejemplo, de Cervantes. Su Don Quijote ya tiene varias traducciones y una nueva está surgiendo. La está preparando mi profesor de español, que se concentró en ello y yo espero con mucha atención cómo será su nueva traducción. Es el señor Forbelský. Es gracias a él que yo hablo español.

¿Cuál ha sido su última traducción?

"Mi última traducción fue una novela norteamericana, pero me parece que a Uds. les interesan sobre todo las traducciones españolas. Fue la novela española, o gallega, Trece campanadas, de Suso de Toro. Además de eso traduje otra novela de Suso de Toro que se llama Ambulancia. Entonces, Suso de Toro tuvo el placer de ser traducido dos veces al checo en un lapso de tiempo más o menos corto".

"Sí, corresponde exactamente a la imagen que me hice de él traduciendo sus obras. Hay que decir que él despertó mucho mi interés por Galicia. Esperamos con atención su llegada, que se debe al hecho de que aquí en Praga están fundando el Instituto Cervantes, y junto con la Embajada española y con otros organismos invitamos a Suso de Toro a Praga con ocasión de la Feria del Libro. Él pasó aquí algunos días, aprovechamos bastante su estancia para organizar muchas conferencias, encuentros con escritores, estudiantes de español y con el público checo que se interesa por la literatura española".

¿Y fue Ud. mismo quien eligió su obra y se decidió a traducirla o fue la editorial que le ofreció este trabajo?

"Como normalmente pasan estas cosas fue la editorial porque aquí también decide el aspecto comercial de la misma, y también las actividades de los agentes de los escritores. Entonces, se pusieron de acuerdo el agente literario del señor Suso de Toro y de mi editorial y me ofrecieron la traducción de Trece campanadas y de Ambulancia".

¿Qué le parece lo más difícil en una traducción?

"Varía de traducción en traducción. En el caso de Ambulancia de Suso de Toro fue el lenguaje popular que él emplea allá. En el caso de Trece campanadas fueron también algunas palabras gallegas, algunas palabras que no se usan mucho en español, algunos hechos históricos porque como saben los españoles, Suso de Toro revive las leyendas gallegas y la cultura gallega. Todo eso se me hizo bastante difícil, pero como yo tuve aquí una ayuda bastante fuerte de parte del director del Aula Cervantes, entonces lo traduje, me parece, bastante bien, y me parece que también Suso de Toro está contento con la traducción".

¿Cuánto tiempo tardó en traducir estas obras?

"Normalmente una novela se traduce durante un año. Yo trabajé bastante rápidamente y en un año traduje cuatro novelas. Entonces, más o menos tres meses. Trece campanadas que es más larga me tomó más, creo que unos cuatro meses".

¿Qué opina Ud., qué obra de la literatura checa valdría la pena traducir al español? Puede que haya un futuro traductor entre nuestros oyentes ...

"Yo prefiero la literatura tradicional checa. Entonces, sería una cosa espléndida si un traductor español puede traducir algunas obras de Karel Capek, que mucha gente dice son muy difíciles para traducir. Si un artista español, se puede decir ´artista´, expresa bien el estilo de Karel Capek será una victoria para la literatura española y también para la literatura checa".

10-06-2005