Svatopluk Košvanec, el trombonista manco de fama mundial

17-12-2016

El trombonista checo Svatopluk Košvanec sigue siendo insuperable. Falleció hace tres años dejando un vacío enorme puesto que se le considera el mayor exponente en la ejecución del trombón para jazz de Chequia. Debido a una grave enfermedad le fue amputado el brazo derecho, pero aún así siguió tocando.

Svatopluk Košvanec, foto: Jitka Erbenová, CC BY-SA 3.0Svatopluk Košvanec, foto: Jitka Erbenová, CC BY-SA 3.0 El violín fue el primer instrumento musical que Svatopluk Košvanec aprendió a tocar. Tenía entonces siete años. No terminó de convencerle y empezó a buscar algo más a su medida, fue entonces cuando, cumplidos los 17 años tropezó con el trombón.

Aquel instrumento se convirtió en el amor de su vida. Durante medio año aprendió a quererlo en un curso de la Escuela Popular de Arte. Aquella relación se vio truncada súbitamente, el maestro del pueblo fue trasladado a otro lugar.

A pesar de su orfandad musical Košvanec no tiró la toalla. Por cuenta propia siguió ensayando, improvisando, experimentando hasta entrañarse con su trombón.

Durante el servicio militar obligatorio, Svatopluk Košvanec tocó con varias orquestas que amenizaron los bailes de los soldados con música swing. Un momento clave en su recién iniciada carrera musical se dio en 1959 cuando conoció al pianista y director Pavel Štolba del Jazz Combo de la ciudad de Ustí nad Labem.

Ese fue otro momento clave. El jazz hechizó a Svatopluk Košvanec y no lo abandonaría jamás. A pesar de ser autodidacta empezó a profundizar en los conocimientos de la teoría de la música, armonía y a perfeccionar la técnica del trombón.

Josef Pospíšil y Svatopluk Košvanec (a la derecha), foto: Karel KosobudJosef Pospíšil y Svatopluk Košvanec (a la derecha), foto: Karel Kosobud Svatopluk Košvanec empezó a tocar de manera regular con el Jazz Combo tanto en noches bailables, como en giras de conciertos tanto a nivel nacional como internacional. Sus cualidades fueron valoradas en 1965 en Alemania, donde lo galardonaron con el premio al mejor solista. Asistió al Festival Internacional de Jazz de Zúrich y gracias a su fenomenal actuación el grupo obtuvo el Grand Prix de la ciudad.

Las giras de conciertos le llevaron a los grandes escenarios del jazz europeo. Pero en 1971 tras un espectacular concierto en San Sebastián, España, Košvanec dejó de lado al Jazz Combo y empezó a tocar para bandas y orquestas profesionales.

Un año después fue contratado como trombonista profesional de la orquesta del Teatro Nacional y después se pasó a la Orquesta de la Radiodifusión Checoslovaca.

Unforgettable, foto: Czech Jazz ArtUnforgettable, foto: Czech Jazz Art Gracias a su talento, Košvanec se convirtió en el mejor trombonista checoslovaco y uno de los grandes nombres del jazz a nivel mundial. A pesar de su éxito y fama, la discografía no fue su lado fuerte. Figura como intérprete en discos de otros y no es hasta 1998 que salen al mercado sus primeros álbumes Košvanec And Friends y Just Sqeeze Me.

En 2009 salió al mercado el álbum Inolvidable (Unforgettable) que recibió muy buena crítica. Pero poco tiempo después el destino le asestó un duro golpe. Debido a un cáncer le fue amputado el brazo derecho, pero ni así se dio por vencido. Gracias a un atril especial pudo seguir tocando.

El 29 de mayo de 2013, a la edad de 77 años, falleció Svatopluk Košvanec el mejor trombonista de jazz checo.

17-12-2016