Coro infantil checo de Kühn mantiene un alto nivel profesional

06-06-2005

Les conocen en un sinnúmero de países. Sus dulces voces hacen estremecer los corazones. Los niños de Kühn, como suele denominarse al Coro Infantil checo de Kühn, actúan con las más prestigiosas orquestas del país, entre ellas, la Orquesta Filarmónica de Praga.

Conservar y desarrollar la rica tradición del canto coral checo es la meta que desde sus comienzos se ha trazado el Coro Infantil de Kühn. Alcanzar esa meta con un alto nivel profesional, requiere de un gran esfuerzo, concentración y un sinnúmero de horas de ensayos. Sin un verdadero amor por la música difícilmente se conseguirían buenos resultados.

El Coro Infantil checo de Kühn lo consigue y su alto nivel profesional lo confirma su actuación regular en diversos festivales de música clásica, entre ellos, en el festival internacional "Primavera de Praga".

El Coro Infantil de Kühn surgió en el año 1932, a iniciativa de Jan Kühn, destacado pedagogo musical checo, quien lo encabezó hasta su muerte en 1958. Nueve años después empezó a dirigir el coro Jirí Chvála, un ex alumno de Kühn y, hoy en día, profesor de la Academia Musical de Praga.

"Para mí fue un honor encabezar el Coro de Kühn. Llevamos juntos más de 35 años y esta labor no la concibo como una profesión, ni tampoco lo hago por dinero, pues semejantes actividades no aportan ganancias. Soy pedagogo y me gusta mucho trabajar con los niños que son muy sensibles y tienen una gran capacidad de identificarse con la música. La actuación de estos niños y la reacción del público las considero la mejor recompensa por este trabajo".

Jirí Chvála sigue activo en la música, a pesar de tener más de 70 años de edad. Con el Coro de Kühn ha recorrido un sinnúmero de países, prácticamente todos los estados europeos, Japón, Canadá, Estados Unidos, Malasia y México. Fueron centenares de giras y, en cada uno de los países visitados, los niños de Kühn cantaron en el idioma local. Jirí Chvála afirma que sería difícil decir en cuál de esos países les ha gustado más.

"Cada país tiene su encanto y lo cierto es que tanto los niños del coro como yo nunca hemos tenido problemas para relacionarnos con los habitantes de esos países, ya sea en Japón, en México o en Italia. En todas partes del mundo hay gente maravillosa".

El Coro de Kühn lo conforman niños y jóvenes entre los cinco y los veinte años de edad. Dos veces al año suelen realizarse en Praga concursos de nuevos adeptos. Jirí Chvála sostiene que gracias a la profunda tradición que tiene en la República Checa el canto coral, nunca han tenido problemas para encontrar nuevos adeptos.

"Hoy en día, frecuentan nuestros cursos unos cuatrocientos niños. Trabajamos en siete grupos, en dependencia del nivel de interpretación alcanzado por los miembros del coro. Los mayores, naturalmente, tienen más experiencia y logran interpretar temas más exigentes".

Pero a los pequeños no se les discrimina. Jirí Chvála insiste en que para cantar bien hay que hacerlo con amor. Por eso también, cuando el Coro Infantil de Kühn sale den gira al extranjero o se prepara para actuar en algún festival, en el grupo formado por unos treinta o cuarenta cantantes se incluye también a los más pequeños para que vayan adquiriendo experiencia.

06-06-2005