El violinista Pavel Sporcl rinde homenaje a Dvorák

03-04-2006

El violinista Pavel Sporcl es un fenómeno en el escenario musical checo. Su maestría interpretativa asombra a la crítica, mientras que su apariencia y disposición de explorar nuevos terrenos fuera de la música clásica atraen al público y a los medios de comunicación. El joven músico presentó recientemente un nuevo álbum con composiciones para violín de Antonín Dvorák.

Los discos del violinista Pavel Sporcl se venden como pan caliente en el mercado checo. Su nuevo álbum, editado por la casa discográfica Supraphon, ofrece algunas de las piezas más hermosas y románticas de Dvorák compuestas para violín.

En el disco figuran Piezas Románticas, Sonatina, Mazurek, Capriccio y Balada, explicó Pavel Sporcl.

"Dvorák era un amante del violín, lo que se refleja en sus composiciones para este instrumento. La música de Dvorák es muy bella y dotada de una ternura increíble. Cada vez que interpreto alguna pieza suya, descubro nuevos matices y detalles de los que antes no me había dado cuenta. Se trata de una música que enriquece emocionalmente al intérprete y al público".

El nuevo disco anticipa la edición de un álbum doble con composiciones de Dvorák. Pavel Sporcl, que colabora en su grabación con el pianista Petr Jirikovský, afirmó que se siente muy entusiasmado con el proyecto impulsado por la casa discográfica Supraphon.

Pavel Sporcl opina que en la actualidad la música clásica cuenta con pocos adeptos entre los jóvenes y para conquistar ese segmento del público decidió romper con la formalidad. A diferencia de otros intérpretes aparece en escena con vestimenta informal y un pañuelo atado a la cabeza.

El músico se presenta con frecuencia en los escenarios de todo el mundo. Según indicó, dentro de pocos días iniciará una gira por Japón.

"Me agrada actuar en ese país que dispone de excelentes salas de concierto. Además, el público japonés es un excelente conocedor de la música clásica checa. Después viajaré a Gran Bretaña para actuar junto con la Filarmónica Real de Liverpool. Bajo la batuta del director de orquesta checo Libor Pesek ofreceremos al público local el "Concierto para violín en La-menor" de Antonín Dvorák".

La música representa para Pavel Sporcl un espejo mágico en el que se refleja toda una gama de emociones - el amor, el odio, la ternura, la alegría y la tristeza. Y el violín representa para él un instrumento que le ayuda a expresarlas. "Siempre cuando subo al escenario espero que el público lo sienta", agregó el músico.

03-04-2006