Waldemar Matuska - eterno ruiseñor de oro

13-06-2005

Pocos cantantes pudieron arrebatar a Waldemar Matuska la fama que se granjeó entre toda clase de público. El favor de los aficionados le sigue acompañando en toda carrera artística.

Waldemar Matuska en 1968 en Praga (Foto: CTK)Waldemar Matuska en 1968 en Praga (Foto: CTK) Los principios artísticos de Waldemar Matuska no fueron nada amenos. En la escuela primaria recibió malas notas en canto y ni siquiera pudo actuar en el coro escolar. Sin embargo, el joven no se daba por vencido y se esforzaba por mejorar su rendimiento.

La vocación musical la heredó Waldemar Matuska de su madre, que era cantante de operetas en Viena. El futuro cantante nació en 1932 en Kosice, en la actual Eslovaquia, pero ya desde joven Waldemar sabía tocar varios instrumentos, actuaba en bandas musicales y también fundó, ya en Praga, el grupo conocido como Quinteto de mambo. Sin embargo, no se inscribió en ninguna escuela artística y cursó una escuela de sopladores de vidrio.

La carrera artística de Waldemar Matuska comenzó en 1960, cuando grabó su primera canción de éxito, Souvenir.

Waldemar Matuska y su esposa Olga (Foto: CTK)Waldemar Matuska y su esposa Olga (Foto: CTK) No obstante, el verdadero paso a la gloria lo dio el cantante en el teatro Semafor, donde demostró su talento dramático y formó un excelente dúo con la cantante Eva Pilarová, siendo su canción "Amor de cielo" proclamada canción del año en 1962. En el mismo año triunfó Waldemar Matuska en la primera edición de la competición musical Ruiseñor de oro.

Además de sus canciones, Waldemar Matuska apareció en el cine, interpretando su papel más famoso en la comedia musical "Noche en el castillo de Karlstejn", donde encarnaba al rey de Chipre.

Waldemar Matuska cantaba también fuera de Checoslovaquia y en 1986 emigró con su mujer a Estados Unidos, a Florida. Sus canciones fueron prohibidas y no se pudieron vender hasta la Revolución de Terciopelo en 1989. En EE.UU., Waldemar Matuska quiso primero cantar sólo en checo, ofreciendo conciertos a los paisanos. Sin embargo, forzado por las circunstancias, empezó a editar canciones también en inglés.

Ahora, tras la caída del régimen comunista, Waldemar Matuska suele ofrecer de nuevo conciertos en la República Checa. Aunque reside en Florida, el público checo no se ha olvidado de él, y en cada una de sus visitas goza de grandes audiencias.

13-06-2005