A la Policía le falta gente

06-06-2017

La Policía checa sufre escasez de empleados. El Gobierno se vio obligado a prolongar el periodo para la prevista ampliación de la plantilla policial, que cuenta con el ingreso de 4.000 efectivos antes del año 2022.

Foto: Filip Jandourek, ČRoFoto: Filip Jandourek, ČRo El Gobierno checo se ha visto forzado a cambiar un poco sus planes con respecto a la ampliación de las filas de la Policía nacional. El proyecto original tenía previsto aceptar 4.000 nuevos policías para contar con una plantilla total de 44.000 efectivos antes del año 2020.

Sin embargo, resulta que la Policía va atrasada en la realización de este objetivo por no lograr cumplir las cuotas esperadas de aspirantes adecuados. Por eso el Gabinete decidió prolongar en otros dos años la ejecución del proyecto que busca mejorar notablemente la eficacia de la Policía, según destacó el ministro del Interior, Milan Chovanec.

Milan Chovanec, foto: ČTKMilan Chovanec, foto: ČTK “De las cosas que se pondrán en práctica gracias a este proyecto cabe destacar, por ejemplo, que las comisarías regionales contarán con un horario continuo en el año 2020. Además el tiempo de reacción de las patrullas no superará los 10 minutos”, indicó el jefe de dicha Cartera.

El primer ministro, Bohuslav Sobotka, aseguró que la prolongación del periodo de realización no comprende cambios en la estrategia del proyecto, que se propone aumentar también el presupuesto policial para combatir de manera más eficaz el terrorismo, entre otros.

La Policía baraja reclutar a extranjeros en vista de la escasez de efectivos.

“Después de mucho tiempo la Policía checa tiene un proyecto de desarrollo muy complejo. Así que espero que en base a la decisión gubernamental se lleve a cabo debidamente el aumento de la plantilla de la Policía de la República Checa”, dijo el jefe del Gobierno.

Bajos sueldos, por un lado, y altas exigencias laborales, por otro, son uno de los motivos de la escasez de aspirantes a los puestos vacantes de policías. Su sueldo inicial asciende a 680 euros mensuales, mientras que, por ejemplo, un almacenista novato suele cobrar unos 270 euros más.

Bohuslav Sobotka, Martin Svozílek, ČRoBohuslav Sobotka, Martin Svozílek, ČRo Desfavorable resulta también la situación en el mercado laboral nacional en una República Checa, que goza de una tasa de desempleo muy baja, lo que complica la búsqueda de candidatos adecuados.

En vista de la escasez de efectivos, el sector policial baraja la posibilidad de reducir algunas exigencias en cuanto a la educación requerida, los exámenes de preparación física para algunos puestos, o reclutar a extranjeros, que por el momento tienen prohibido entrar en la Policía checa.

06-06-2017