A pesar del NO francés políticos checos insisten en continuar proceso de ratificación

30-05-2005

El Gobierno checo esperará la evaluación de los resultados del referendo francés sobre la Constitución Europea que realizará el Consejo de Europa en las próximas semanas. El primer ministro checo, Jiri Paroubek, insistió en que la República Checa se esforzará porque continúe el proceso de ratificación de la Carta Magna de la Unión Europea.

Primer ministro checo, Jiri Paroubek (Foto: CTK)Primer ministro checo, Jiri Paroubek (Foto: CTK) Tras el NO francés a la Constitución Europea, los políticos del Viejo Continente se han puesto en estado de alerta. Antiguos y nuevos miembros han visto como sus sociedades se polarizan.

El primer ministro checo, Jiri Paroubek, subrayó en que lo ocurrido en Francia es un asunto de un país soberano.

"Respeto la voluntad de los electores franceses, se trata de una decisión soberana. El Gobierno checo lamenta el resultado del referendo en Francia, es un resultado negativo que los franceses deben evaluar y comprender la repercusión del mismo en Europa".

Por su parte, el presidente de la República Checa, Václav Klaus, conocido detractor de la Constitución Europea, y el opositor Partido Cívico Democrático dieron a entender que la Carta Magna europea está muerta y que resulta innecesario continuar el proceso de ratificación.

Foto: CTKFoto: CTK El comisario de la Unión Europea y ex primer ministro checo, Vladimir Spidla, estima que el proceso de ratificación debe continuar.

"Opino que es necesario continuar el proceso de ratificación, porque es importante saber cuál es la opinión general que predomina en Europa y después sacar conclusiones".

No obstante, la clara victoria del 'no' en el referéndum francés -un 54,87% de la población francesa votó en contra- ha provocado una crisis en el seno de la Unión Europea -que no había previsto un 'plan b'- y, también, entre los dirigentes políticos en Francia.

30-05-2005