A tres hospitales checos les fue cortado el suministro de medicamentos

15-02-2006

Las distribuidoras de medicamentos cumplieron su amenaza de cortar el suministro de fármacos a tres grandes hospitales checos. La medida se ha tomado para presionar a los hospitales a que cancelen sus elevadas deudas. Estas ascienden a 400 millones de coronas, casi un millón 500 mil euros.

Ministro de Salud, David Rath (Foto: CTK)Ministro de Salud, David Rath (Foto: CTK) A tres grandes hospitales checos, dos de Praga y uno de Brno, les fue cortado este miércoles el suministro de medicamentos.

El director de la Asociación de Grandes Distribuidoras de Medicamentos, Pavel Suchý, amenazó que hasta que no sea pagada la deuda, los suministros a estos tres hospitales no serán renovados.

"Los hospitales no han respondido a nuestra exigencia de pago y nos acusan de abusar. Hemos decidido aplicar este método duro para obligarles a pagar lo que nos deben. Rechazamos convertirnos en acreedores permanentes".

Pavel Suchý agregó que, debido a la situación surgida, la asociación no aceptará el pago del valor nominal de la deuda, sino que insiste en el pago de las correspondientes penalizaciones financieras. La Asociación de Grandes Distribuidoras de Medicamentos, que controla el 95 por ciento del mercado de fármacos en la República Checa, decidió además reducir sus plazos de pago: actualmente es de tres meses y pronto será de quince días. La medida correrá para todos los hospitales del país.

El primer ministro, Jirí Paroubek, calificó de inaceptable el proceder de los distribuidores. "Han recurrido a un evidente abuso de poder para lograr el cumplimiento de sus exageradas exigencias. De los pacientes han hecho sus rehenes", afirmó el jefe del Gobierno.

El ministro de Salud, David Rath, afirmó que no cederá paso a similares "métodos gangster". Destacó que previamente se había acordado con la distribuidora checa Stylmed H a.s. sobre el suministro de fármacos a los tres hospitales endeudados.

15-02-2006