Abandona su cargo el comandante de las Fuerzas Aéreas Checas

18-05-2001

Si desea escuchar la versión original, presione aquí.

Para desagrado de la mayoría de los pilotos militares checos, tras varias semanas de vacilación su comandante, Ladislav Klíma, optó definitivamente por la vida civil a partir de finales de noviembre próximo a pesar de que el ministro de Defensa, Jaroslav Tvrdík, hizo todo lo posible por tratar de convencerlo de que permaneciera al frente de las Fuerzas Aéreas. El titular de Defensa lamenta la decisión del general Klíma, pero la respeta. Según el comandante de las Fuerzas Aéreas, a dar ese paso le indujeron razones de índole personal.

"Por supuesto, los dos teníamos razones que nos hacían defender nuestras posturas, pero finalmente el señor ministro terminó por reconocer que se trataba de un asunto puramente personal y aprobó mi decisión", declaró el general Klíma.

Sin embargo, muchos políticos consideran que no fueron sólo razones personales las que indujeron a Klíma a abandonar el Ejército Checo, sino también las posturas burocráticas que ha tenido que enfrentar en la compra de pertrechos para las Fuerzas Armadas del país. Esta opinión la confirma el vicepresidente del Comité Parlamentario para la Defensa y la Seguridad, Petr Kohácek.

"No me cabe duda que también han jugado su papel motivos vinculados directamente con el cargo de Klíma. Tengo que decir que lamento mucho su licencia y que estoy convencido de que es una gran pérdida para el Ejército Checo".

En el Ministerio de Defensa y en ciertos círculos económicos se comenta que a Ladislav Klíma le propusieron un alto cargo en la empresa fabricante de los aviones de combate L-159 Aero Vodochody, en poder de la firma norteamericana Boeing, pero el general ha rechazado categóricamente esta información en reiteradas ocasiones.

18-05-2001