Aeronave checa llevó ayuda a las zonas afectadas de Asia

03-01-2005

Avión checo recorrió miles de kilómetros en su viaje humanitario por los países de Asia afectados por la catástrofe natural. A bordo volvieron a la República Checa varios turistas checos y extranjeros. El número de víctimas puede ir en aumento debido al brote de epidemias.

Tailandia, foto: CTKTailandia, foto: CTK La aeronave militar checa con ayuda humanitaria viajó por el Sudeste Asiático afectado por el maremoto y olas gigantes. La misión fue dirigida por el Comité de Crisis Checo, que decidió enviar la aeronave checa el jueves pasado. El avión de fabricación rusa, Tupolev, recorrió unos 22 000 kilómetros, haciendo nueve escalas en siete países y regresó a Praga el domingo pasado. En su misión se suministró agua potable y medicamentos a las regiones afectadas. La aeronave transportó de Tailandia también el ataúd con los restos mortales de la primera víctima checa, una joven de 24 años.

En la misión humanitaria checa, el equipo de la aeronave pudo confiar en su capitán, Emil Kumjani, quien demostró en varias ocasiones su experiencia y sangre fría. El ex-piloto de aviones de caza aterrizó, por ejemplo, en la noche cerrada sobre el aeropuerto destrozado de la capital de las Maldivas, Malé, cuyas pistas están muy cerca de la costa del mar. "Parecía un aterrizaje sobre un buque portaaviones," matizó el piloto.

La ayuda humanitaria, foto: CTKLa ayuda humanitaria, foto: CTK "El avión especial estuvo a disposición no solamente a los checos, sino también a los ciudadanos de otros países que querían ir a Praga." explicó el viceministro de asuntos exteriores checo, Pavel Svoboda.

Por ello, la aeronave, durante su viaje, fue recogiendo los turistas de la República Checa, pero también de EE.UU., Alemania y Finlandia. El domingo pasado aterrizaron en Praga en total trece turistas. Otros turistas aprovecharon para su regreso otras líneas o no sabían de la llegada de la aeronave especial.

Pavel Svoboda, foto: Zdenek ValisPavel Svoboda, foto: Zdenek Valis Las zonas afectadas están a punto de enfrentar otra amenaza: el brote de epidemias.

"Se trata sobre todo de enfermedades que se propagan a través del agua o por alimentos contaminados, es decir, diarreas, tifus y cólera, pero también las que se transmiten por picaduras de un insecto, como es la malaria," comentó al respecto la médica jefe de la clínica de enfermedades tropicales en Praga, Hana Rohácová.

En el curso de la primera semana del enero irán al Sudeste Asiático más suministros checos de agua potable. La República Checa ha enviado a la zona los medicamentos, pastillas para desinfectar el agua y sacos para transportar los cadáveres. Además, los ciudadanos checos han recaudado unos 22 millones de coronas, equivalentes a unos 700 000 euros, para ayudar a los países afectados.

03-01-2005