Agredido brutalmente un diputado comunista

27-04-2006

El diputado y vicepresidente del Partido Comunista de Bohemia y Moravia, Jirí Dolejs, fue víctima esta semana de un brutal ataque por parte de agresores desconocidos. El legislador opina que el motivo fue su orientación política. La Cámara de Diputados condenó categóricamente este acto violento.

"La Cámara de Diputados expresa un profundo desacuerdo con que cualquier persona sea agredida físicamente o insultada por su orientación política. La Cámara de Diputados rechaza similares prácticas fascistas en la vida política de este país que amenazan directamente los principios democráticos y jurídicos en las que se basa nuestro Estado".

El presidente de la facción parlamentaria de la gubernamental Socialdemocracia, Michal Hasek, leyó este miércoles en la Cámara Baja la resolución en la que los diputados manifiestan su preocupación por el ataque contra el diputado Jirí Dolejs.

El político tiene contusiones en la cara, y las heridas le impiden abrir un ojo. Tres hombres de alrededor de 30 años de edad lo agredieron el lunes por la noche cuando regresaba de la Cámara de Diputados. Primero lo insultaron verbalmente y luego lo arrojaron al suelo propinándole patadas durante varios minutos. Dolejs está convencido de que el motivo del incidente fue su afiliación al Partido Comunista.

"Los autores del ataque señalaron a los comunistas con palabras que no quiero repetir en los medios de comunicación. Creo que las personas que dan patadas a una persona que está en el suelo no merecen mi atención, y confío en que éste será en el futuro un fenómeno aislado", expresó Dolejs.

El caso es investigado por la Policía. El vicepresidente de la Cámara de Diputados, Lubomír Zaorálek, del Partido Socialdemócrata, solicitó más detalles sobre el incidente al ministro del Interior.

"De lo que he averiguado hasta el momento, realmente tengo la sospecha de que pueda haberse tratado de un ataque con un motivo político. De ser así, es algo que sólo puedo condenar categóricamente", reiteró Zaorálek.

También el vicepresidente de la Cámara de Diputados por el democristiano Partido Popular, Jan Kasal, condenó el ataque contra el diputado comunista Jirí Dolejs.

"Es repugnante. Creo que ninguna persona decente puede estar de acuerdo con la agresión física contra cualquier persona. De ser el motivo la afiliación política del diputado, aún es peor, porque se trata de un acto criminal especialmente desdeñable".

El jefe de la facción parlamentaria de los comunistas, Pavel Kovácik, acusó del ataque indirectamente a los adversarios del comunismo aludiendo a una campaña que distribuye camisetas con radicales lemas anticomunistas. Los representanes de las iniciativas anticomunistas lo niegan subrayando que rechazan el uso de la violencia como una forma de protesta.

Hace nueve años fue víctima de un similar ataque el entonces diputado socialdemócrata, Pavel Dostál. La Policía no ha descubierto a los agresores.

27-04-2006