Alegrías del invierno de antaño de los habitantes de Praga

13-12-2002

Las primeras heladas y nieve anuncian a los habitantes de Praga no sólo que las fiestas navideñas se avecinan sino también que ha llegado el tiempo de sus preferidos deportes invernales. ¿Cuáles fueron entonces las alegrías del invierno de los praguenses en el pasado?

En el siglo XIX, la actividad favorita de los habitantes de Praga durante el invierno fue el patinaje sobre hielo. Zdenek Míka, historiador del Museo de Praga, explica que de todos los deportes invernales practicados por los praguenses, el patinaje era el de mayor tradición.

"Por aquella época, el río Vltava se cubría de hielo cada invierno, pero en fin, se patinaba en todos los lugares posibles, en los fosos debajo de las fortificaciones que rodeaban Praga, en las islas praguenses, en los jardines de varios palacios, en los parques... Patinaban sobre todo los jóvenes, pero muchos adultos aprovechaban también la oportunidad".

En el río Vltava surgían pistas de patinaje adornadas con cintas de colores, ramas de abeto y banderitas blancas y rojas. Los patines podían prestarse directamente en el lugar. Los aficionados al patinaje podían tomar un descanso y escoger entre una rica oferta de bebidas calientes, o bien cerveza, así como también salchichas y rosquillas. El que no sabía patinar, podía aprovechar un servicio especial, dejándose llevar sobre hielo en sillas con ruedas.

Zdenek Míka apunta que los esquís llegaron a Praga en 1887.

"Fue Josef Rossler-Orovský, un deportista multiforme y bastante conocido en su época, quien importó dos pares de esquís de Noruega. Los probó primero en el patio de su casa en la calle Jindrisská, cerca de la Plaza de Venceslao, y el día siguiente en los jardines de Letná".

Los esquís se hicieron muy populares e inmediatamente empezaron a fundarse círculos de aficionados que organizaban excursiones de esquís a las montañas checas, sobre todo a las sierras de Krkonose y Krusné Hory.

Las fotos de esas excursiones, así como muestras de esquís y patines se pueden ver en la exposición "La Navidad en la Praga Antigua", organizada por el Museo de Praga hasta el dos de febrero.

13-12-2002